Activistas prometen nuevas acciones por reforma migratoria en EE.UU.

eeuu-inmigrantes-apoyo

Washington, 22 abr (PL) Al menos 16 activistas iniciaron hoy una huelga de hambre frente a la Casa Blanca con el fin de presionar al presidente Barack Obama para que suspenda las deportaciones de indocumentados y concrete la prometida reforma migratoria.
El grupo de ayunadores incluye a inmigrantes y activistas de Massachussets y Nueva Orleans, y reemplazarán a cuatro personas que desde el 8 de abril ingieren solo dieta líquida como protesta en la Plaza Lafayette, aledaña a la mansión presidencial.
Al mismo tiempo, grupos de defensores por lo derechos civiles fijaron el 28 de junio próximo como fecha tope para que la Cámara de Representantes apruebe el proyecto de ley avalado hace un año en el Senado, donde se abre la posibilidad de optar por la naturalización a los cerca de 11,5 millones de personas sin papeles.
La mayoría conservadora en ese hemiciclo se rehúsa incluso a la discusión de la iniciativa.
Estamos fijando un plazo para que el Capitolio apruebe una reforma migratoria real y significativa, destacó Steve Choi, integrante del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM, por sus siglas en inglés).
Durante una conferencia telefónica el FIRM, que abarca varias organizaciones en Estados Unidos, adelantó que sus miembros desarrollarán varias actividades y acciones de desobediencia civil en esta capital y otras ciudades para presionar por el voto en la Cámara baja.
Las protestas también buscan que el mandatario frene mediante sus facultades ejecutivas las masivas expulsiones de indocumentados, las cuales superaron los dos millones y rompieron todos los récord durante sus algo más de cinco años en la Casa Blanca.
El 5 de abril, y como parte del denominado Día de Acción Nacional, familias de indocumentados iniciaron un plantón indefinido frente a la sede del Ejecutivo donde aseguran que permanecerán hasta que el mandatario hable con ellos sobre las consecuencias humanas de sus políticas migratorias.
Por su parte, una coalición de organizaciones femeninas efectuó del 7 al 9 de este mes en Washington, una jornada de ayuno de 48 horas para exigir a la administración demócrata la reforma migratoria y detener las deportaciones.
La acción sirvió como colofón al Ayuno Nacional por las Familias, iniciativa que en forma de caravana recorrió desde febrero unos 70 distritos electorales republicanos en una treintena de estados, con el fin de persuadir a los legisladores de impulsar la modificación de las leyes migratorias.
Un editorial del diario The New York Times criticó recientemente al gobierno de Obama de escudarse en acusaciones al Capitolio y olvidar su promesa de concretar una reforma integral que saque de la clandestinidad a los más de 11 millones de personas sin papeles.

Comentarios con Facebook