Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Misiles en Manos Civiles

*La Hoguera ya está Lista

*“Ganó” el Toro en Houston

Las notas son frías, diría heladas, ante hechos que pasan desapercibidos pero nos adelantan, sin duda, una perspectiva de muerte y violencia. Nadie se siente culpable aun cuando hay pruebas, por demás concluyentes, acerca de la manera cómo se han gestado las trampas contra la paz para asegurar con ello, en México, la expansión de los grandes consorcios que compran barato y el paulatino desmadejamiento de la estructura gubernamental.

¿Habrá alguien cerca del presidente enrique peña nieto quien sea capaz de decírselo sin temor a ser relegado del grupo de los “favoritos” con quienes tiene, la penúltima audiencia de cada jornada? Me temo que no y, por ello, el mandatario parece optimista porque en febrero y marzo recuperó algunos puntos de popularidad –según las amañadas encuestas- por las caídas de “El Chapo” Guzmán, encarcelado todavía en el Penal del Altiplano, y Nazario Moreno, “El Chayo”, muerto dos veces en las narices de los comandos militares.

Fíjense, amables lectores, la concatenación de contradicciones y obstrucciones de la vida institucional:

1.- A los responsables del Grupo México, los mismos que mantienen a sus obreros, en las minas, en condiciones infrahumanas al grado de que los accidentes son recurrentes: el 19 de febrero de 2006, ya en plena campaña presidencial, perecieron sesenta y cinco mineros en Pasta de Conchos, Coahuila, y a partir de entonces han fallecido diez más por no contar con equipamiento seguro para, siquiera, no perecer en las entrañas de la tierra. Bien se sabe que la media de vida de estos trabajadores es de apenas 40 años, muy por debajo de lo normal y ni siquiera así existen compensaciones para los deudos, a quienes se deja en la miseria, a cambio de que Germán Larrea Mota-Velasco se estrene como el segundo mayor multimillonario d México, sólo superado por el inalcanzable Carlos Slim Helú.

Pues bien, hasta fecha no sólo NO se han fincado responsabilidades a esta empresa por cuanto a su criminal negligencia sino que, por si fuera poco, se le otorgó la concesión de Ferromex, una red de trenes de carga que surgió como ramal de las estadounidenes a las que ernesto zedillo les abrió el paso a cambio de obtener asesorías millonarias en las mismas y de por vida. Lo paradójico es que ahora, el grupo de marras, intocable contra la teoría presidencial de que tales no existen en nuestro país, presume de haber inaugurado el “vagón de la salud” para visitar las antiguas estaciones, otrora llenas de vida y ahora abandonadas cuando la “política” optó por privilegiar el transporte por carretera con concesiones y permisos millonarios a familias tan renombradas como los Hank, los Figueroa y, más recientemente, los Bribiesca Sahagún, dueños de la mitad de las acciones de Flecha Amarilla.

2.- Debió ocurrir un desastre ignominioso en la autopista entre Cosamaloapan y Acayucan, que une al sureste del país con el centro, con brutal saldo de treinta y cuatro muertos, para que la Presidencia de la República anunciara el aseguramiento y mantenimiento de las carreteras –supuestamente con inclusión de señalamientos claros y precisos-. Los gobernadores de Tabasco –en donde está registrada la empresa Turtles Tours –un nombre que rememora a las lentas tortugas, por cierto-, y Veracruz –donde sucedió el accidente por falta de precacusión de dos conductores, el de un tráiler que bloqueaba una vía, y el del autobús turístico que transportaba a 40 pasajeros-, no pudieron hacer otra cosa que visitar a los cuatro sobrevivientes que, milagrosamente, se salvaron de la muerte.

Para darnos cuenta del alcance del drama, el tremendo incendio que destruyó buena parte de Valparaíso, en Chile, segó la vida de diez personas, menos de la tercera parte de los calcinados de Veracruz-, y tal dio lugar a un sinfín de ayudas de todo el mundo, incluyendo México, para los damnificados de esta región sudamericana siempre propicia a las catástrofes naturales: cuando no hay fuego, rebosa el agua o se cimbra la tierra. No es que minimice, ni mucho menos, el drama de los chilenos afectados; al contrario, es triste, y mucho, que la ausencia de infraestructura y, sobre todo, de cultura para prevenir los desastres que no cesarán porque así es la naturaleza, conlleven el sello dramático de la muerte, como si se tratase de una estadística más dentro del mundo cibernético sin considerar el dolor que se va dejando en las rutas seguras del horror.

Así en México. Curioso: los ricos empresarios del transporte por carretera, tienden a adquirir equipos de gran lujo –Mercedes Benz para clientes VIP con sólo 24 asientos, reclinables y con comodidades tales como televisión a bordo, bebidas refrigeradas y baños, lo que ni es usual ni siquiera en la pujante Europa ni siquiera en los Estados Unidos donde se prefiere aún, acaso por razones de poder adquisitivo, el avión o la renta de automóviles-, para circular sobre asfaltos o concreto mal hecho, de escasa durabilidad, como el de la carretera entre Palmillas y Querétaro ahora, de nuevo, en renovación para aumentar las comisiones y las complicidades, sin que el gobierno sea capaz de brindar vías seguras, amplias y con señalamientos suficientes. Los multimillonarios ganan mucho y jamás se les requiere para compartir los gastos sobre las heridas rutas que ellos mismos causan por el exceso de peso.

Y ni que decir de los traileres llamados de doble remolque, equivalente a dos vagones de ferrocarril, que se vuelven un serio riesgo para quienes circulan, sobre todo, por las carreteras ramales pero también por las autovías. En rutas de dos carriles, uno en cada dirección, estos gigantes se vuelven un tapón imposible de destapar salvo si se pone en riesgo la vida misma y la de quienes dependen del conductor. Hay contéineres que llegan hasta ¡dieciocho metros de largo!, cuando son dobles, y con motores de altas revoluciones que antes no existían; hace unas dos décadas no había vehículos de estas dimensiones ni tan rápidos; más bien eran lentos y no existían los criminales automotores de volúmenes gigantes. Ahora, ¿sirve para algo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cuyo titular es Gerardo Ruiz Esparza proveniente claro del Estado de México, para algo más que dar cuenta de los accidentes… hasta de los aéreos posiblemente contaminados?

3.- Bajo presión, y aunque las fuerzas de seguridad del Estado ofrecen pobres resultados, los llamados grupos de “autodefensa” han señalado, varias veces, su intención de “dejar o guardar” las armas, al estilo de los viejos mayas que mantienen sus arcabuces en los armarios para cuando resurjan las batallas emancipadoras en un tiempo que no se mide como el nuestro. Pese a ello, cuando llega la hora ponen sus condiciones, habida cuenta de que temen, cada vez más, las reacciones de los cuadros castrenses, o marinos y agentes federales que se toman botines con un proceder semejante a los gatilleros de las mafias. Soslayar este hecho es mentir descaradamente para manipular al colectivo.

Resulta que ahora, uno de los líderes, José Manuel Mireles, aseguró su disposición de “entregar” sólo los “equipos pesados” tales como misiles tierra-aire. Y la pregunta surge de inmediato: ¿cómo adquirieron equipos de tan tremendo alcance los grupos insurrectos de civiles? No se entiende sin las complicidades de la mayor jerarquía o a través de lo que, en 1994, señaló el “subcomandante Marcos”: el mercado negro de armas prohijado por los mandos de medio rango del ejército. Sucede que los miembros del EZLN –muchos de ellos avituallados con rifles de madera como constató, en principio, uno de los rimeros comisionados en Chiapas, Manuel Camacho Solís-, nunca tuvieron medios, ni fondos, pese a la ayuda internacional –dadas que sus cuentas bancarias fueron bloqueadas-, para adquirir armamento de grandes dimensiones.

Los “autodefensas”, en cambio, sí lograron el propósito de pertrecharse hasta con misiles de largo alcance, capaces, por ejemplo, de ser disparados desde alguno de los hoteles de Polanco, con suites presidenciales que dejan ver la casona de Los Pinos, contra la residencia oficial. ¿O no se han fijado en ello los custodios del Estado Mayor Presidencial?

Y si los grupos comunitarios han podido hacerse de tal poder de fuego, ¿qué no habrán podido adquirir los capos multimillonarios y sus cárteles?¿Quiénes están en ventaja? Porque, de acuerdo a las cifras, son más los sicarios que los elementos militares en “batalla”. De ello hablaremos pronto.

Debate

Hitler, como es sabido de sobra, quería aniquilar a toda una raza, la judía, para preservar la pureza de la aria pese a que su sangre y la de su amante, Eva Braun, tenían genes judaicos. Pero no reparó, en ningún momento, en su intención de calcinar, como si se tratara de hogueras modernas destinadas para quienes eran considerados brujos o alquimistas bajo el yugo de la “Santa Inquisición”, a un número indeterminado de seres humanos –también polacos y checos-, mientras trataba con dulzura emocionante a su célebre perrita “Blondi”.

Pocos saben que el más terrorífico de los dirigentes mundiales, quien llevó a la humanidad a un punto de destrucción apocalíptica, fue también el fundador de la primera “sociedad protectora de animales” por su querencia a sus mascotas, tan bien cuidadas, que “Blondi” recibió una cápsula de cianuro para morir unos minutos antes que su amo quien se suicidó, si creemos cuanto se ha estudiado oficialmente al respecto, en su búnker –desaparecido bajo un estacionamiento cercano al Memorial sobre el Holocausto en Berlín-, sin desmentidos seguros hasta la fecha.

Las mismas neuronas son las que ahora exaltan los intolerantes, quienes se dicen “animalistas” o “antitaurinos”, para impedir una conferencia, en la UNAM, sobre la cultura que emana de la tauromaquia y con la intención, no de vacunar sensibilidades sino de explicar razones concluyentes. Sencillamente, los vándalos arrancaron los carteles propagandísticos, sitiaron el lugar de la cita y amenazaron con extremar su violencia si el evento se llevaba a cabo. Esto es como si se tratase de la “noche de los vidrios rotos” que exaltó el nacismo.

Esto es, en una universidad autónoma, en donde los jóvenes que cursan diversas carreras reclaman su derecho a la libre expresión, y lo ejercen sin ambages, puede hablarse de todas las tendencias, políticas y religiosas, de las guerras y sus efectos, de los malos gobiernos desde dictaduras hasta monarquías inservibles… pero no de los toros. La desproporción sorprende y demuestra lo que tanto es sostenido: este movimiento “anti” tiene ramificaciones anglosajonas, de los Estados Unidos para ser claros, con clara intención de arrebatarnos cuanto tenga raíces ajenas a su cultura. De otra manera no se explicaría la fobia contra el espectáculo con hondos y sólidos cimientos iberoamericanos. No es universal, pero es nuestro.

La Anécdota

Allá por la década de los setenta, de la centuria pasada, cuando se construyó el primero de los grandes “domos” en Houston, el “Astrodome”, al que consideraron la “octava maravilla del mundo” al ser inaugurado, quisieron dar un toque vanguardista además para demostrar que se podían realizar todo tipo de espectáculos en aquel escenario fantástico… y se dieron a organizar una corrida de toros “incruenta”.

Fue el caso de que los bureles salían al coliseo con una almohadilla sobre los lomos para simular la suerte de banderillas y uno de los rehileteros erró y dejó un palitroque en el costado del animal. La bronca casi acaba con las sillerías del lugar. Minutos después, el mexicano Jaime Bravo –fallecido meses después de este incidente- fue aparatosamente prendido y corneado de gravedad en la región auricular. Y, ante el asombro de los pocos taurinos que allí estaban, la multitud se puso en pie para ovacionar el incidente y al toro. Uno de los más entusiastas explicó:

–Le vamos al toro…porque éste no viene aquí por su propia “voluntad”.

Me quedé pensando si alguna de las adoradas mascotas de aquel sujeto iba por donde quería o sólo obedecían lo que el amo les indicaba en un cautiverio que a los humanos se antoja “normal” por el “cariño” que se les brinda a sus animalitos. Y no dudo que sea así… siempre que la mente no nos enferme al punto de considerar superiores a las mascotas que a cualquier ser humano. Perdónenme a quienes incomode con este razonamiento. Y hay muchos más.

– – – – – – – – – – – – – –  – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

LA INTOLERANCIA NOS HACE PERDER EL BUEN JUICIO. Y ESTA CIRCUNSTANCIA NOS LLEVA A LOS GRANDES COLAPSOS UNIVERSALES, ENTRE ELLAS LAS ATROCIDADES INMENSAS DE LAS DOS GUERRAS MUNDIALES. SI NO ENTENDEMOS LA MANERA DE SER Y ACTUAR DE OTROS, PODEMOS ALEJARNOS DE ELLOS PERO JAMÁS CENSURARLOS Y ATACARLOS CON VENTAJA Y ABOMINABLE PREPOTENCIA. SIEMPRE DEBE ESCUCHARSE AUNQUE NO ENTENDAMOS LOS ARGUMENTOS DEL CONTRARIO O LOS DESECHEMOS POR UNA FORMACIÓN DISTINTA. LA CULTURA EMANA, PRECISAMENTE, DE NUESTRA CAPACIDAD ARA COMPRENDER LO DISTINTO Y CUANTO NOS ES LEJANO PARA AMPLIAR EL CONCEPTO DE UNIVERSALIDAD. CUANDO LO HAGAMOS, YA NO HABRÁ MOTIVO PARA GUERREAR HASTA PORQUE SE CELEBRE UNA CONFERENCIA SOBRE LA TAUROMAQUIA Y LA INTELECTUALIDAD.

Comentarios con Facebook