Venezuela apuesta por la consolidación de su modelo de gobierno

130115171446-venezuela-maduro-nicolas-story-top
Por Ana Laura Arbesú

Caracas (PL) A un año de su investidura el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró la consolidación de su modelo de gobierno centrado en enfrentar la guerra económica, la violencia y por el derecho de ser felices, independientes y libres.
Durante estos 12 meses, cumplidos el 19 de abril, Maduro ha tenido que sortear las pretensiones de la ultraderecha, las campañas mediáticas internas y externas, y lo que significó la ausencia del fallecido presidente Hugo Chávez para el proceso revolucionario, explicó el diputado socialista Jesús Faría.
Sin embargo, el mandatario convocó al Ejecutivo y al pueblo a llevar adelante su modelo de gestión denominado Gobierno de la Eficiencia en la Calle, al que calificó de mejor instrumento para construir el socialismo en concreto.
Según cifras oficiales el 94 por ciento del ingreso proveniente de la actividad petrolera está bajo el control del Estado, lo cual apunta a una distribución equilibrada de esos recursos.
Otro dato que ilustra la labor de Maduro está en la utilización durante  2013 del 64,1 por ciento de los ingresos del país para el desarrollo de programas sociales.
Tal distribución de la riqueza ha contribuido además a la reducción de la pobreza, con una disminución del 19,6  por ciento en el año anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas.
De manera paralela, el gobierno articula las conocidas Misiones y grandes Misiones, dirigidas al acceso a la población a salud, educación y vivienda, entre otros beneficios del legado de Chávez.
El presidente Maduro sumó otras siete Misiones a las 28 implementadas por el líder de la Revolución venezolana, entre ellas Eficiencia o nada, destinada a poner fin a la burocracia y la corrupción.
Igualmente creó la Misión Jóvenes de la Patria, con iniciativas culturales, deportivas, científicas y productivas destinado a apoyar ese sector de la población.
También echó a andar la Misión Negro Primero, dirigida a elevar el bienestar, equipamiento, infraestructura, desarrollo y educación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
El jefe de Gobierno incorporó además otros programas sociales como la Misión Eléctrica, para transformar el sistema de manera íntegra y con la visión de introducir el uso de las fuentes alternativas, entre otros aspectos.
La Misión Transporte para mejorar los servicios y la infraestructura, así como la Misión Nevado, que atiende de cerca los animales en situación de calle, fueron otras de las iniciativas.
A la par, el mandatario y el Ejecutivo enfrentaron a la derecha resentida tras ser derrotada en las elecciones presidenciales.
Un llamado a las calles hizo el principal contrincante en las urnas y opositor Henrique Capriles a sus seguidores, lo que provocó la muerte de 11 personas, dos de ellos niños.
Pero también la derecha fue desplazada después en las elecciones municipales, lo que desató una feroz campaña desestabilizadora que generó durante más de dos meses de violencia la muerte de 41 personas, unos 600 heridos y daños materiales al país por 15 mil millones de dólares.
Ante la situación generada por grupos opositores, el presidente convocaba a los dirigentes de derecha al diálogo en reiteradas ocasiones, llamado que de manera constante evadían.
Solo bajo los auspicios de una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y del nuncio apostólico Aldo Giordano, representante del Vaticano, acudieron los contrarios al gobierno a dialogar.
Los primeros acuerdos entre los representantes de la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD) y el gobierno contemplan el respeto a la Constitución.
Es una buena señal para el país de rechazo a la violencia como método político, señaló el vicepresidente Ejecutivo Jorge Arreaza.
La mesa de diálogo significó el primer paso para poner fin a la violencia, hecho que aprueba el 90 por ciento de los venezolanos, según la más reciente pesquisa de la encuestadora Hinterlaces.
Solo el nueve por ciento está en desacuerdo con que gobierno y oposición se miren las caras para dialogar sobre el rumbo de la nación.
Para el 54 por ciento de los encuestados, la reunión contribuirá a resolver los problemas.

Comentarios con Facebook