Desmienten supuesta negativa de Obama a polémico oleoducto canadiense

OBAMA PROPONE SISTEMA PARA PREMIAR UNIVERSIDADES DE MENOS COSTE Y MÁS CALIDAD

Washington, 24 abr (PL) El gobierno de Estados Unidos desmintió hoy que el presidente Barack Obama haya rechazado la construcción del polémico oleoducto Keystone XL, como sugirió la influyente revista Rolling Stone.
La publicación adujo el miércoles a partir de “dos fuentes de alto nivel” que el mandatario había decidido vetar la instalación de las tuberías de dos mil 753 kilómetros para transportar petróleo desde las arenas bituminosas en la provincia canadiense de Alberta hasta el sureño estado de Texas.
Tales afirmaciones resultan inciertas y sin sustento, refirió este jueves el portavoz de la Casa Blanca, Matt Lehrich.
Agregó que el Departamento de Estado en estos momentos efectúa un estudio a fondo del proyecto y que el Ejecutivo se encuentra ajeno a esta etapa del proceso para decidir si se aprueba o no.
La demorada respuesta del gobierno para la aceptación o no del controversial proyecto ha sido fuertemente criticada por demócratas y republicanos.
A inicios de mes, el diario digital The Hill, especializado en temas del Congreso, aseveró que Obama posterga la respuesta definitiva sobre el oleoducto como estrategia para evitar mayores críticas ante los comicios de noviembre que renovarán un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes.
El periódico proyectó que el mandatario demorará la resolución sobre el canal hasta después del sufragio porque su aprobación podría manchar la imagen del Partido Demócrata en bastiones como California y Nueva York, y también entre agrupaciones ecologistas que fueron un apoyo clave para la reelección del jefe de Estado.
Un rechazo ayudaría a la oposición republicana en sus dominios de Nebraska y Texas, por donde pasaría el ducto, y cuyas autoridades presionan por su instalación.
Obama evitó tomar una resolución en 2012 también por sus ambiciones electorales, cerró el año pasado sin dar una respuesta y detuvo el plan dos veces desde su anuncio a mediados de 2011, recordó.
El Partido Republicano, la industria del petróleo, algunos sindicatos y el gobierno canadiense defienden la iniciativa con el argumento de que el proyecto con la empresa TransCanada creará 20 mil empleos en ambas naciones, impulsará la economía nacional y aliviará la dependencia del crudo del Medio Oriente.
Sin embargo expertos, grupos indígenas, ecologistas y agricultores aseguran que el crudo bituminoso genera tres veces más gases de efecto invernadero, destruye áreas boscosas y consume grandes cantidades de agua dulce.
Días atrás, 11 senadores demócratas -aspirantes a la reelección- emplazaron en una carta al mandatario a tomar una decisión sobre el tema a más tardar el próximo 31 de mayo, al considerar que se ha demorado mucho tiempo.

Comentarios con Facebook