EN RIESGO LA ESPERANZA MEXICANA

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

En nuestro país siempre hay fiestas y justificaciones de sobra como el inventar motivo alguno para reunirse con familiares o amigos y sentarse a celebrar, pero en este mes de abril a diferencia de otros días festivos celebrados  como el del Padre,La Madre, El Abuelo, El Estudiante, el del Compadre, el día del Muerto y el más reciente el dela Familia, entre otros más que sobran siendo nuestro país un pueblo lleno de folklor sin necesidad de encontrar una fecha en especial o un motivo específico a celebrar por ser característica del mexicano sin importarle realmente la significación de su origen; lo importante para la mayoría es el pretexto de celebrarlo de alguna manera justificándose la gran parte de ellos de las veces en la excusa perfecta para irse a tomar con los cuates, los amigos o compañeros de trabajo.

El Día del Niño no es una excepción festejarlo y muchos al estilo de los mexicanos, el día del Campo o en la búsqueda de los espacios públicos con asadores, pero obviamente no puede faltar la chevecita, el vinito o la caguama todo depende de gustos y capacidad de relleno estomacal.

Pero a diferencia de los muchos días celebrados en nuestro país, el del niño tiene su origen y forma de existencia por una causa de derecho para prevalecer la justicia social en los menores.

Fuela Asamblea Generaldela Organizaciónde las Naciones Unidas  quienes llegaron a la conclusión que para darle formalidad a los derechos universales de los niños y recordarle a todo el mundo la necesidad de reafirmar la fraternidad y compresión entre los niños del mundo se le dedicara un día para hacer actividades que pudiera ayudar el bienestar de los pequeñitos quedó establecido que cada país tomara un día para hacerlo; quedando en México el 30 de abril, cuando verdaderamente éste acuerdo fue el 20 de noviembre de 1952 acordándose el propósito de su existencia.

Con el pasar de los años ha habido muchas modificaciones en los derechos y legislaciones en defensa de los menores obviamente con sus adaptaciones jurídicas dependiendo de cada país pero para darle una recordadita a quienes no saben cuáles son sus derechos que marcala ONU, las pequeñas y los pequeños tienen derecho a la vida, al juego, a la libertad y a compartir sus puntos de vista con otros, dar a conocer sus opiniones y manifestar sus ideas, a una familia, protección durante los conflictos amados, libertad de conciencia, protección contra el descuido o trato negligente, la protección contra el trabajo infantil, información adecuada, protección contra la trata y el secuestro, conocer y disfrutar de nuestra cultura, protección contra las minas terrestres, protección contra todas las formas de explotación, a crecer en una familia que les dé afecto y amor, derecho a un nombre y una nacionalidad, a la alimentación y la nutrición, vivir en armonía, la diversión,  libertad, paz mundial, salud, no ser discriminados por sexo, credo, etnia o ideología.

Si no son suficientes, existen las constitucionales y estatales como en nuestra entidad; que establece que los menores y adolescentes de Coahuila tienen derecho  a ser protegidos contra toda forma de descuido, abandono, violencia, explotación y no ser sometidos a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Todo parece que existe mucha protección para los menores, pero tristementela Procuraduríadela Familiade Coahuila ha tenido que atender abusos en contra de ellos y muchos de esos casos son desgarradores reconociéndole la valentía e interés de la protección de los pequeñitos para quienes laboran en esa dependencia estatal.

Simplemente en lo que va del añola Procuraduríadela Familiade nuestro Estado ha atendido arriba de los mil quinientos menores por violencia, y en lo que va del año hay registros de casos de explotación sexual denunciadas formalmente; pero comparativamente al año anterior fueron diecisiete casos comprobados, pero por abuso sexual se reportaron ciento cincuenta y siete menores, teniendo en lo que va del año doce casos comprobados.

Pero el delito más popular por decirlo así, es el de omisión de cuidado que es la incapacidad de valerse por sí mismo ya sea menores o de cualquier persona entrando en éste delito las personas de la tercera edad según datos proporcionados porla Procuraduríadela Familia.

Existen leyes por todos lados, y funcionarios preocupados por el bienestar de los niños y niñas siendo un oficio que no se sabe si es bien pagado o no, si cuentan con el personal suficiente o equipamiento moderno para defender a los menores; pero de algo si estamos seguros que la pasión de salvaguardar a tantos infantiles es más grande que fijarse en lo material.

De nada sirve discursos ni celebraciones en el día 30 de abril como: “son los niños y las niñas la esperanza de México”; pero para eso nosotros los adultos y las autoridades tenemos la obligación de abrirles ese camino y facilitarles todos los instrumentos necesarios con amor, compresión e iniciativa para que no tengan impedimento alguno de que sean la esperanza de nuestro país. La cultura de la denuncia aunque se traten de menores ajenos; puede ser un inicio para darles esperanza porque difícilmente un niño acudiría por sí solo a una autoridad para poner una denuncia. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook