La clase media y el sueño americano

ventas-clase-media
Por Luis Beatón

La Habana (PL) La clase media estadounidense, durante mucho tiempo la más rica del mundo, perdió esa distinción luego de años de crisis y desigual distribución de la riqueza en el país, comentan medios de prensa nacionales.
Un reciente artículo del diario The New York Times plantea que mientras los estadounidenses más ricos superan a muchos de sus pares globales, la situación de las personas de ingresos medios y bajos (pobres) está detrás de esos sectores de otros países avanzados.
Por ejemplo, los ingresos después de impuestos de la clase media en Canadá, sustancialmente detrás en 2000, ahora son más altos que en Estados Unidos, aunque expertos de ese país no consideran que esa sea la realidad.
Los pobres en gran parte de Europa ganan más en la actualidad que sus similares estadounidenses, señaló también el Times al abordar uno de los temas más recurrentes usados por el presidente Barack Obama en sus mensajes a la nación durante su segundo mandato.
Obama trata de llamar la atención sobre los problemas que enfrenta la clase media del país, un sector presentado como ejemplo de las virtudes del sistema y del llamado “sueño americano”.
Citadas por el Times, las estadísticas sostienen que la mayoría de las familias norteamericanas pagan un alto precio a causa de una creciente desigualdad de los ingresos.
En territorio estadounidense un pequeño porcentaje de los hogares (los más ricos) se benefician plenamente del crecimiento económico, mientras la mayoría desciende más cada día ante las penurias provocadas por la desigual distribución.
Una gran parte de los aumentos de los ingresos en ese país fluyen a una relativamente pequeña porción de los hogares de altas entradas pero, afirma el Times, la mayoría no están a la par con sus homólogos de todo el mundo.
La idea de que la clase media estadounidense tiene más ingresos que su similar en otras partes del mundo no es cierta en estos días, subrayó Lawrence Katz, economista de la Universidad de Harvard.
En su valoración de las causas que provocan este declive, el rotativo neoyorquino aborda la desigual distribución de las riquezas entre los estadounidenses, muy diferente a como ocurre en otros países donde la clase media y los pobres reciben más.
Los altos ejecutivos hacen mucho más dinero en Estados Unidos que en otros países ricos. El salario mínimo es más bajo y los sindicatos son más débiles, plantea el Times.
Comparativamente, los ingresos de la mayoría de las familias en Suecia y otros países del norte de Europa superan los de Estados Unidos, donde gran parte de los frutos del crecimiento económico reciente fluyó hacia los beneficios empresariales o los más ricos.
Otro influyente medio, The Washington Post, abordó las penurias de un matrimonio con tres hijos de la llamada clase media para mantener ese estatus, en especial para tener un auto.
El Post afirmó que para muchas familias del país el llamado sueño americano es menos cierto ahora, cuando hay menos confianza en el futuro y su capacidad para lograr el éxito financiero.
Robin y Scott Johnson, el matrimonio que aparece retratado en el comentario del Post, enfrentan las penurias que provocó comprar un auto de uso. Pero el transporte fiable no era un lujo, por lo que a finales de febrero, la pareja compró un Dodge Caliber usado de 2012.
Como resultado, se han quedado atrás en las facturas de electricidad de marzo y abril, destaca el diario.
La pareja gana en conjunto 90 mil dólares al año, una suma que los coloca a la par de muchos hogares de ingresos medios en la región de Washington. Pero para los Johnson y otras familias americanas, pertenecer a la clase media significa vivir al día.
Para ellos hay una necesidad de reconfigurar lo que significa ser clase media en Estados Unidos. Una vez que algunas facturas se pagan y hemos ido de compras, no tenemos lo suficiente para pagar otras cosas, comentó Scott.
Según estadísticas los salarios de millones de trabajadores estadounidenses, especialmente los que no tienen títulos universitarios, no aumentan y las cifras del censo muestran que el ingreso medio por hogar en 2012 no fue mayor de lo que era hace 25 años.
Una encuesta realizada por el Washington Post y el Centro Miller de la Universidad de Virginia encontró que el 40 por ciento de aquellos que se hacen llamar clase media se sienten menos seguros financieramente que hace apenas unos años.
Datos oficiales muestran que menos estadounidenses se encuentran en el corazón de la clase media en cada año que pasa.
A mediados de la década de 1970, la mayoría se consideraban clase media con un 52 por ciento, con ganancias entre 35 mil y 100 mil dólares.
Según la encuesta algunos estadounidenses se consideran de clase media cuando ganan 75 mil dólares, lo cual indica que para la mayoría eso apenas es una aspiración.
En 2012, por ejemplo, cerca de 3,6 millones de trabajadores mayores de 16 años ganaron el salario mínimo o menos de 7.25 dólares la hora, mientras a un trabajador a tiempo completo y con salario mínimo de 15 mil anuales, se le hace difícil alquilar un apartamento de dos cuartos en ningún estado de la nación. Esos nunca serán clase media.
Había en el país 46.5 millones de pobres en 2012, y la tasa de pobreza fue de 15 por ciento. Del total, el 25.6 por ciento era de origen hispano, y el 27.2 por ciento afroamericano, lo cual indica que el sueño americano no está bien repartido.
Por otra parte, el número de personas en extrema pobreza es de 20.5 millones (salario anual de 10 mil dólares para una familia de cuatro). Este extremo no cuenta y para ellos el mal llamado sueño americano y pertenecer a la clase media se mantendrá por siempre como una quimera. Así son las cosas del sistema.

Comentarios con Facebook