Espionaje socava relaciones de EE.UU. y Alemania

Obama-and-Merkel

Washington, 2 may (PL) El espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) socava las relaciones entre Estados Unidos y Alemania en momentos en que los líderes de ambos países se reúnen hoy en la Casa Blanca.
Pese a las garantías del presidente Barack Obama de que la NSA detendría las escuchas al teléfono celular de la canciller federal germana, Angela Merkel, el diario The New York Times asegura que el esfuerzo de rehacer la relación de inteligencia entre ambas naciones se derrumbó.
Autoridades alemanas aseguran que no habrá un amplio intercambio de inteligencia o un acuerdo de no espiar entre los dos países cuando Merkel llegue este viernes  a la Casa Blanca.
La cita en la mansión ejecutiva ocurre en momentos en que Berlín y Washington tratan de alcanzar una estrategia común para continuar la politica de fuerza contra Rusia por la defensa que realiza de sus derechos en la crisis en Ucrania.
La cita de ambos dirigentes también es ensombrecida por la falta de claridad de los estadounidenses sobre el destino de una estación de escucha existente en su embajada en Berlín, algo sobre lo que Obama no se pronunció.
Puntualiza el Times que durante varios meses, los funcionarios alemanes dijeron que la canciller federal no podía visitar Washington hasta que existiera una solución, incluid lo que llamaron una restauración de la confianza entre los aliados.
No obstante, agrega, las conversaciones no arrojaron resultados. Alemania exige un acuerdo de no espionaje que prohibiría a Estados Unidos llevar a cabo esa actividad en su territorio.
Eso llevó a una serie de intercambios difíciles de la asesora de  Seguridad Nacional, Susan E. Rice, y su homólogo alemán, Christoph Heusgen, que no fructificaron en un pacto.
Funcionarios estadounidenses indicaron que Rice sostiene que su país no tiene ese tipo de acuerdo con sus aliados más cercanos, incluso con Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, que comparten virtualmente todo sobre su labor de inteligencia.
La asesora norteamericana plantea que cualquier acuerdo de este tipo con Alemania sentaría un precedente que permitiría a otros aliados europeos, junto con los japoneses, los surcoreanos y otros, exigir igual trato.
Señala el Times que voceros de Washington dijeron que en enero los alemanes adelantaron que si no se alcanzaba un acuerdo de no espionaje nada se podrá firmar sobre el tema.

Comentarios con Facebook