México licitará yacimientos de crudo desde comienzos de 2015

petroleo-2

México, 6 may (PL) La llamada Ronda uno de la reforma energética mexicana, en la cual se realizarán licitaciones de yacimientos de hidrocarburos para el capital privado, comenzará a desarrollarse a principios de 2015.
Durante una reunión con corresponsales extranjeros sobre la medida aprobada por el Congreso en diciembre último, funcionarios del sector detallaron hoy que en el segundo semestre del año próximo deberán entregarse los contratos de exploración y producción a las empresas avaladas para participar en la industria energética nacional.
Ese paso seguirá a la Ronda cero, como parte de la cual la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) ya solicitó a la Secretaría de Energía (Sener) los campos de explotación que desea conservar.
De acuerdo con la subsecretaria de Hidrocarburos de la dependencia, Lourdes Melgar, el próximo 17 de septiembre se anunciarán las asignaciones reservadas para la compañía, que hasta la aprobación de la reforma mantenía el control total de la producción de hidrocarburos en el país.
Explicó que durante la Ronda uno no habrá criterios específicos sobre las áreas a ofertar en primer lugar, pues incluirán tanto los llamados campos maduros -con largo tiempo de explotación-, como las aguas someras y profundas.
Durante esta etapa no es obligatoria la participación de la estatal mexicana, pero en caso de que desee hacerlo, podrá optar por los campos petroleros que le hayan sido negados en la fase anterior.
En tanto, el subsecretario de Ingresos de la Sener, Miguel Messmacher, precisó que para otorgar las licitaciones de los yacimientos uno de los aspectos a tener en cuenta será el compromiso fiscal que ofrezcan las firmas interesadas.
La intención del Gobierno es que las cargas impositivas a pagar tengan progresividad, por lo que si un campo asignado es mayor a lo previsto en un inicio, o si los precios internacionales de los hidrocarburos aumentan, habrá mayor ingreso para el Estado.
Los funcionarios señalaron este martes que, según las previsiones, se espera para 2018 una producción de dos millones 500 mil barriles diarios de crudo por parte de Pemex, mientras que las compañías privadas deberán producir otros 500 mil, tanto por su cuenta o en asociación con la paraestatal.
A partir de la reforma energética, que ha despertado gran polémica en el país pues algunos sectores la consideran una entrega de los recursos naturales, se establecieron tres tipos de contratos: de utilidad compartida, de producción compartida y por medio de licencias.
El tiempo de validez de esos mecanismos legales estará en dependencia del tipo de campo y de la geología de la zona, pero, según las autoridades, en el caso de los contratos de exploración podrían tener vigencia por uno o dos años, y los de producción por un máximo de 30 años.

Comentarios con Facebook