El Caribe, unidad para enfrentar retos comunes

AEC - Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe
Por Martha Andrés Román

México (PL) La VI Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) adoptó el pasado 30 de abril, en la ciudad mexicana de Mérida, proyectos concretos de cooperación en sectores estratégicos para el desarrollo regional.
Jefes de Estado y de Gobierno, y autoridades de alto nivel de 31 naciones discutieron temas relevantes para el área como el cambio climático, el turismo sustentable, la conectividad interregional, y la importancia de incrementar el comercio y la inversión en la zona.
En entrevista con Prensa Latina previa a la cita, el secretario general del organismo, Alfonso Múnera, manifestó que el encuentro estaría centrado en continuar con el proceso de revitalización y fortalecimiento de la AEC como espacio ideal para colaborar en asuntos vitales.
La organización, señaló Múnera, reúne a territorios con distintas culturas, tamaños, capacidades económicas e ideologías, en función de aunar esfuerzos en objetivos como combatir la vulnerabilidad ante los desastres naturales, y promover comercio y la inversión.
Esos y otros temas centraron las intervenciones de los diferentes Estados, los cuales defendieron la utilidad del mecanismo que en julio próximo arribará a su aniversario 20.
Tenemos ante nosotros un gran desafío, se trata de forjar un destino común para naciones notablemente dispares en cuanto a tamaño, población y desarrollo, expresó en la cumbre el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel.
El también miembro del Buro Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, quien estuvo al frente de la delegación de la isla, se refirió a la prevención de desastres naturales y a la mitigación de sus efectos, al considerar esas acciones un imperativo inaplazable para los gobiernos.
Reiteró el firme apoyo de su país a una mayor cooperación para combatir los efectos del cambio climático, y puso a disposición del bloque las experiencias acumuladas en esa esfera.
Díaz-Canel agradeció el respaldo brindado a Cuba por la organización desde su surgimiento, con manifestaciones de solidaridad como la condena al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos hace más de medio siglo, la cual se repitió en esta reunión.
Por su parte, el canciller venezolano, Elías Jaua, abordó cuestiones como el problema de la conectividad y la prevención de desastres naturales.
Insistió en la importancia de que la AEC, junto a la Comunidad del Caribe (Caricom) y Petrocaribe, trabaje para conformar una empresa naviera y un sistema de líneas aéreas encaminado a saldar las limitaciones que tienen hoy las vías de comunicación.
Al mismo tiempo, ofreció los servicios de la Fuerza de Tarea Humanitaria Simón Bolívar, que aglutina un conjunto de equipos técnicos y humanos, aeronaves y barcos, con el objetivo de complementar cualquier iniciativa para conformar un cuerpo de atención rápida frente a los fenómenos naturales.
En tanto, el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, consideró a la cumbre como una ocasión perfecta para levantar la vista de la labor diaria y trabajar juntos en torno a las metas comunes que deben alcanzarse como región.
Se refirió, de igual modo, al cambio climático, fenómeno al que calificó como una de las amenazas más peligrosas del mundo.
La forma en que hemos organizado el desarrollo ha demostrado ser ineficiente, definitivamente no es equitativa y terminará afectándonos a todos, pero con mayor impacto en las naciones más vulnerables, como las centroamericanas y caribeñas, apuntó.
Como conclusión de la cita, los 25 miembros plenos de la AEC y seis de los siete asociados adoptaron la Declaración de Mérida, documento que recoge los principales pronunciamientos y programas acordados por el mecanismo.
El texto destacó cuatro iniciativas de México, que ejerció durante el último año la presidencia del Consejo de Ministros, las cuales consisten en la puesta en marcha de un Sistema de Información e Infraestructura Geoespacial y de una Plataforma de Información Territorial del Gran Caribe para el manejo de desastres.
Otras propuestas del Estado sede fueron un proyecto para trabajar con los principales puertos de la zona con el fin de ampliar el transporte marítimo de corta distancia; y un plan destinado a armonizar procesos de trámites aduaneros.
La declaración destacó, asimismo, la entrada en vigor del Convenio para el establecimiento de la Zona de turismo sustentable en el Gran Caribe e instó a impulsar esa herramienta.
En cuanto al tema del turismo, vital para el área geográfica, el secretario general anunció la celebración de una reunión en Guatemala el 24 de mayo próximo para analizar las perspectivas del sector.
Durante el evento, además del apoyo a Cuba, hubo muestras de solidaridad como el respaldo al pueblo y Gobierno de Venezuela ante los actos de violencia ocurridos en el país sudamericano, y el saludo a la consolidación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.
La AEC tiene 25 integrantes plenos: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras y Jamaica.
También cuentan con esa condición México, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Trinidad y Tobago, y Venezuela.
En tanto, están asociados Aruba, Curazao, Guayana Francesa, Islas Turcas y Caicos, Guadalupe, Martinica y Sint Maarten, estos tres últimos incorporados durante la cita de Mérida.
Al término de la reunión, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, calificó como uno de sus resultados más relevantes que todos esos miembros están resueltos a trabajar de manera coordinada en función de la integración regional y del desarrollo y bienestar de sus sociedades.
Un día antes el mandatario ya había encabezado otro evento significativo, la III Cumbre México-Caricom, durante la cual anunció que su país apoyará al Caribe con 14 millones de dólares para hacer frente a los impactos del cambio climático.
En esa jornada se adoptaron convenios en materia de gestión integral de riesgos ante desastres naturales, desarrollo agropecuario y fortalecimiento de la cooperación técnica y científica.
Otros espacios de colaboración serán la enseñanza del idioma español, la gestión de información estadística, la incubación de empresas de base tecnológica y la prevención de enfermedades crónicas.
Este encuentro permitió testimoniar el interés y la voluntad para estrechar las relaciones entre México y la Caricom, unidos por lazos de hermandad, identidad y deseos de mayor desarrollo para todos los países de la región, concluyó el dignatario.

Comentarios con Facebook