Rusia no permitirá resurgimiento de fascismo, afirmó Lavrov

Serguei Lavrov

Moscú, 7 may (PL) El ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov afirmó hoy que Rusia no permitirá el resurgimiento del fascismo, mientras Europa cierra los ojos ante el renacimiento de esa ideología en el continente.
Al honrar la fecha histórica del aniversario 69 de la Victoria en la Gran Guerra Patria (1941-1945), y a las víctimas de la tragedia en Odessa, Lavrov aseguró que lo ocurrido en esa ciudad ucraniana, el 2 de mayo, fue una manifestación del fascismo.
Durante muchos años en Europa cierran los ojos y hacen caso omiso ante el renacimiento de la ideología fascista, pero nosotros no permitiremos el resurgimiento del fascismo, mucho menos en la Federación de Rusia, aseveró el canciller en declaraciones a medios de prensa nacionales, reproducidas por el canal Rossia 24.
Advirtió que lo que sucede hoy no son simplemente marchas de los partidarios del nazismo con sus consignas de glorificación a criminales nacionalistas, sino el más vivo fascismo.
Recordó Lavrov que los seguidores de esa ideología celebran marchas en honor a los escuadrones nazis de las SS, cuyo carácter criminal fue reconocido durante los procesos de Núremberg.
En cuanto a los sucesos de Odessa, Lavrov reiteró que se trata de una expresión del más puro fascismo y “no permitiremos que se oculte bajo la alfombra, buscaremos la verdad”, subrayó el jefe de la diplomacia rusa.
Deploró que las nuevas autoridades de Kiev, que han amparado y usado a los sectores fascistas y ultra nacionalistas, han silenciado conscientemente los hechos en Odessa, comparada por pobladores y analistas con la masacre de los nazis en Jatín, Belarús, durante la Gran Guerra Patria.
Llamó la atención el ministro de Asuntos Exteriores que ni uno solo de los implicados en el crimen fue arrestado y tampoco Kiev investiga los hechos, pero insistió en que Moscú logrará la verdad.
En Odessa, un incendio intencional provocado por grupos de la organización fascista Sector Derecho y fanáticos neonazis del fútbol causó más de 100 víctimas, aunque la policía ucraniana informó solo 46 muertos y cerca de 200 heridos.
Dirigentes de la resistencia y políticos opositores ucranianos como Oleg Tsariov afirman que unos 116 activistas fueron quemados vivos o asesinados en el interior del edificio de la Casa de los Sindicatos.
Tsariov denunció en declaraciones al Primer canal de la televisión rusa que las autoridades golpistas están desesperadas y buscan a toda costa cargar la culpa a los opositores y partidarios del federalismo, pero fue una operación deliberada contra los manifestantes, enfatizó. 

Comentarios con Facebook