Correa insta a ecuatorianos a rechazar actitud de comunidad indígena

120225123633-rafael-correa-story-top

Quito, 10 may (PL) El presidente Rafael Correa llamó hoy a los ecuatorianos a rechazar la actitud asumida por una comunidad indígena amazónica que protege a tres opositores de la justicia, e impide el acceso de las autoridades.
Todos los ecuatorianos, a rechazar esta monstruosidad, exhortó el mandatario durante su tradicional informe de labores sabatino, transmitido en esta ocasión desde la norteña provincia de Carchi.
Correa recalcó que la actitud asumida por la dirigencia de la comunidad quichua de Sarayacu, provincia de Pastaza, es extremadamente grave, pues un grupo de indígenas, dijo, pretende ignorar la Constitución, y erigirse en una república independiente.
Esto no se puede dejar pasar, imagínense el precedente que sentaríamos, advirtió el Presidente, tras reiterar que las autoridades ecuatorianas harán respetar el estado de derecho en el país.
También anunció que la Policía intentará entrar nuevamente en Sarayacu, de forma pacífica y desarmada, para arrestar a los fugitivos, pero que si se lo impiden, como ya ocurrió el lunes pasado, se declarará el estado de emergencia en esa localidad.
El caso involucra al exlegislador opositor Clever Jiménez, su asesor Fernando Villavicencio y al médico Carlos Figueroa, quienes fueron condenados a penas de cárcel que van desde 18 meses para Jiménez y Villavicencio, y seis meses para Figueroa, por el delito de injurias calumniosas contra Correa.
Los tres individuos acusaron penalmente al mandatario de haber cometido crímenes de lesa humanidad durante la intentona golpista de 2010, pues según ellos, el jefe de Estado aprovechó la revuelta policial para planificar su propio secuestro, y ordenar el rescate en medio de una balacera que causó una decena de muertos.
Luego de que la justicia ecuatoriana desechara esa denuncia por temeraria, Correa los demandó por injurias calumniosas y el tribunal los encontró culpables, pero los tres condenados alegan ser perseguidos políticos, y desde hace un mes se refugiaron en Sarayacu.
De acuerdo con el mandatario ecuatoriano, con su negativa a entregar a los prófugos, los líderes de esa remota comunidad buscan exacerbar las contradicciones, y provocar una confrontación para luego culpar al gobierno.
La historia nos juzgará, pero nosotros cumpliremos con nuestro deber, haremos respetar el estado de derecho, recalcó Correa, quien le recordó a los ecuatorianos que “la Patria es una sola, multicultural, multinacional, pero una sola”.

Comentarios con Facebook