Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

La aridez llegó a la segunda selva tropical del planeta

selva
Por Nicholas Valdés Oliva

La Habana (PL) La sequía continúa causando estragos en los ecosistemas más diversos del planeta, un fenómeno que se agrava cada día como consecuencia del cambio climático y en la actualidad ni siquiera las grandes selvas del mundo escapan a esta amenaza.
Datos aportados por satélites de la NASA propiciaron la realización de un minucioso estudio sobre el tema, el cual reveló que la selva tropical africana del Congo, la segunda más grande del mundo, ha sufrido una considerable disminución de sus áreas verdes en la última década.
La selva congoleña abarca una enorme región de África Central que cubre territorios de las repúblicas del Congo y el Congo Democrático, así como Gabón, Guinea Ecuatorial, Camerún y la República Centroafricana.
La investigación dirigida por el especialista Liming Zhou, de la Universidad estadounidense de Albany, muestra que entre 2000 y 2012 el descenso de áreas verdes afectó a una cantidad cada vez mayor de superficie forestal.
De acuerdo con la revista especializada Nature, se trata de uno de los estudios observacionales más amplios que se han realizado para explorar los efectos de la sequía a largo plazo en la selva tropical del Congo, utilizando varios sensores satelitales independientes.
Zhou declaró que es importante entender ese fenómeno pues la mayoría de los modelos climáticos predicen que los bosques tropicales pueden estar bajo estrés debido a la creciente escasez de agua en un clima más cálido y seco.
Los científicos utilizaron las áreas de verdor registradas por los satélites como un indicador para medir la salud de los bosques.
Aunque la investigación se centró específicamente en el impacto de una sequía persistente en la región del Congo desde 2000, los expertos creen que una tendencia a la sequía continuada podría alterar la composición y estructura de esa selva tropical, lo cual afectará su biodiversidad y almacenamiento de carbono.
Una pesquisa anterior ya utilizó mediciones satelitales de verdor de la vegetación para valorar los cambios en la selva del Amazonas, en particular los efectos de las sequías graves a corto plazo en 2005 y 2010.
Para aclarar el impacto de la escasez de precipitaciones a largo plazo en la selva tropical congoleña, Zhou y su equipo centraron los análisis en las regiones boscosas intactas de la cuenca del Congo durante los meses de abril, mayo y junio de cada año.
La investigación reveló que la disminución de la nubosidad permitió que más radiación solar llegara a las plantas, y aunque normalmente ese proceso promueve la fotosíntesis, en este caso es probable que plantee una tensión adicional en aquellas por el resultante agotamiento de la humedad del suelo.
Según la lista Global 200 del Fondo Mundial para la Naturaleza, la selva del Congo se clasifica como ecorregión de conservación prioritaria, pues contiene una cuarta parte de los bosques tropicales que quedan en el planeta.
Sin embargo, hasta la fecha se había prestado poca atención a las selvas tropicales africanas, donde las mediciones de tierra son aún más escasas que en el Amazonas y las sequías son menos severas pero más duraderas.

Comentarios con Facebook