ONU pide a golpistas ucranianos esclarecer crimen de Odessa

ONU-121114

Naciones Unidas, 16 may (PL) La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, instó hoy al gobierno de facto ucraniano a investigar y juzgar a los culpables del asesinato de decenas de personas cometido en Odessa por la organización fascista Sector Derecho.
“Deben realizarse rápidas y transparentes pesquisas por los hechos violentos en Odessa, y el gobierno de Ucrania debe asegurarse de que los responsables comparezcan ante la justicia”, señaló en el segundo reporte de su Oficina sobre los derechos humanos en el convulso país.
El documento, que sigue al presentado a mediados de abril, fue elaborado por un equipo de 34 expertos, desplegados a raíz de las tensiones en la nación europea, donde en febrero pasado grupos radicales propiciaron el derrocamiento del presidente electo Víktor Yanukóvich y la llegada al poder de nuevas autoridades.
Según el informe, en la sureña ciudad de Odessa murieron 38 personas y al menos 230 resultaron heridas el 2 de mayo, cuando extremistas que apoyan al gobierno impuesto en Kiev incendiaron una instalación en la cual se refugiaban federalistas.
En el sureste del país, sectores populares rechazan a las nuevas autoridades y reclaman la federalización, postura que devino en una rebelión en regiones como Donetsk, Lugansk y Járkov, territorios contra los que Kiev desató una ofensiva militar respaldada por grupos violentos participantes en el derrocamiento de Yanukóvich.
La Alta Comisionada exigió que las acciones militares se lleven a cabo dentro de los estándares internacionales y del pleno respeto a los derechos humanos.
Pillay también solicitó a los golpistas permitir las protestas pacíficas y velar por la seguridad de las mismas, al margen de las posiciones políticas de los manifestantes.
Al respecto, alertó por la tendencia de que las demostraciones se convierten en batallas campales, imposibles de controlar por la policía.
El segundo reporte sobre los derechos humanos en Ucrania refleja preocupación por la creciente violencia en el sureste de la nación, cuya crisis llevó a un enfrentamiento político entre Rusia, que rechaza a los golpistas, y Estados Unidos y la Unión Europea, que los apoyan.
La ONU llama en el documento al desarme de los grupos populares, de mayoría rusoparlante, que en el sureste del país se han rebelado contra el gobierno de facto en demanda de la federalización.    Además, los acusa de asaltar instalaciones públicas y cometer violaciones de los derechos humanos, como asesinatos y secuestros.
Las milicias activadas en Donetsk, Lugansk, Járkov y otras regiones atribuyen su lucha a la ilegalidad de las nuevas autoridades y al temor de que impongan posturas radicales en detrimento de minorías y de sectores con diferentes posiciones políticas a las pro-occidentales dominantes en Kiev desde febrero pasado.

Comentarios con Facebook