Seguridad alimentaria, una prioridad del gobierno boliviano

bolivia1
Por Joel Michel Varona

La Paz (PL) El gobierno de Bolivia desarrolla diferentes planes para el bienestar de la población, y entre sus prioridades figura garantizar la seguridad alimentaria, un punto en la agenda que ya cuenta con reconocimiento internacional.
De acuerdo con los presupuestos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la soberanía alimentaria consiste en la interrelación de tres conceptos básicos como la disponibilidad, el acceso y el consumo de los alimentos.
El primero no es más que la existencia de alimentos en un país o región, en una comunidad o en un hogar, y estos pueden estar limitados por factores climáticos, agrícolas, socio-económicos o políticos.
En segundo lugar, la capacidad de un hogar para adquirir suficientes alimentos que les permitan satisfacer las necesidades nutricionales de todos sus miembros.
Respecto al tercer concepto, refiere la forma en que los alimentos se utilizan en el hogar: distribución, preparación e ingesta a nivel individual.
Llevar una dieta balanceada a la mesa del boliviano ha sido una máxima en la política doméstica del presidente Evo Morales, quien insiste en continuar consolidando este importante elemento en beneficio de la ciudadanía.
En ese sentido, la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo, informó que el gobierno invertirá 90 millones de dólares para fomentar proyectos destinados a mejorar la producción de alimentos durante 2014.
Achacollo explicó que la prioridad es cooperar con los pequeños productores, porque están más abocados al abastecimiento del mercado interno y coadyuvan a enfrentar la erradicación del hambre en el país.
Apuntó que las transferencias estatales llegarán hasta un 80 por ciento del monto total de los proyectos. “Estaremos con programas al alcance del pequeño productor que pueda tener de media a una hectárea”, subrayó la titular.
Adelantó que el cultivo de trigo será ampliamente promovido, para lo que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos trabaja en la provisión de semillas a fin de incrementar la cantidad de hectáreas disponibles.
Como parte de los esfuerzos que realiza el Ejecutivo por el crecimiento de este sector, Morales pidió al campesinado impulsar la producción agroalimentaria a fin de elevar los rendimientos y generar divisas para el Estado por concepto de exportación.
Hay una crisis alimentaria en el mundo, algunos países sólo consumen y no producen, y debemos producir y exportar nuestros productos agropecuarios, subrayó el dignatario suramericano.
En estos momentos el gobierno trabaja con intensidad para recuperar las pérdidas en la agricultura, tras varios meses de intensas lluvias, riadas e inundaciones que azotaron al país andino-altiplánico.
El Ministerio boliviano de Defensa Civil previó incluir un componente de seguridad alimentaria en el Plan de Reconstrucción de las zonas afectadas por las inundaciones.
Oscar Cabrera, viceministro del ramo, explicó que está habilitada una inversión de 300 mil dólares para la compra de leche, avena, carne y otros nutrientes destinados a niños, mujeres y adultos mayores.
Dicho Plan de Reconstrucción también se encuentra dirigido a la rehabilitación de viviendas, infraestructura, y recuperación agrícola y ganadera.
El esquema está elaborado sobre la base de 92 municipios de siete departamentos de Bolivia que fueron afectados por las lluvias: Beni, Cochabamba, Chuquisaca, Pando, Potosí, Santa Cruz y La Paz.
Cabrera explicó que fueron 60 mil familias damnificadas, mil 600 viviendas afectadas, 63 mil hectáreas de sembrados dañadas y se sufrió la pérdida de 110 mil cabezas de ganado.
Ante estos esfuerzos realizados por el gobierno de Morales, el representante de la FAO en Bolivia, Crispín Moreira, destacó la tarea que cumplen las autoridades del país en pos de garantizar la seguridad alimentaria.
La experiencia boliviana en torno a este derecho es muy nutrida, pues es uno de los pocos países que incorporó la alimentación adecuada en su Constitución, por lo tanto tiene mucho que compartir con la región.
Consideró que Bolivia cumplirá en 2015 la Meta del Milenio, sobre la reducción del índice de desnutrición en niños menores de dos años.
Creemos que para 2015 la meta que Bolivia se propuso, sobre reducir a la mitad la desnutrición, lo va a lograr porque todos los datos demuestran que el país está alcanzando las metas acordadas, aseveró el representante de la FAO.
Los indicadores de la nación suramericana, respecto a la reducción de la pobreza extrema, son muy buenos tomando en cuenta que se logró disminuir la desnutrición en niños, además que el gobierno impulsa la ampliación de la producción para el consumo interno, señaló.
Según datos oficiales la nación suramericana, hasta abril de 2013, disminuyó la desnutrición crónica de menores de dos años en un 16 por ciento, resultado favorable si se tiene en cuenta que el objetivo es llegar a 19 por ciento en 2015.
El funcionario del organismo internacional calificó de eficiente los mecanismos establecidos por el país, que le permiten garantizar los alimentos a la población y contar con una reserva para enfrentar posibles catástrofes naturales.

Comentarios con Facebook