FUTURO INCIERTO

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Muy a tiempo se tomó la decisión de sacar a los españoles de Ramos Arizpe, Coahuila y sobre todo, acertada la decisión tomada por su alcalde Ricardo Aguirre Gutiérrez, pues desde la creación de la empresa mixta para-municipal denominada Aguas de Ramos Arizpe SA de CV, las cosas fueron en detrimento para los ramosarizpenses, ya que los de la península Ibérica solamente se dedicaron a la pura recaudación con cobros excesivos e injustos para enviar esas jugosas utilidades a las arcas de Aguas de Barcelona.

Esta empresa española que llegó a tocar puertas en México desde año 2000 para posteriormente quedarse en Saltillo, no tuvo el mismo éxito en Ramos Arizpe pues arribaron ambiciosamente sin tocarse el corazón a las colonias vulnerables o de escasos recursos queriendo cambiar los medidores con el argumento de que estaban mal colocados, es decir, al revés o simplemente que no están funcionando bien porque es poco el consumo que están generando.

Todas éstas familias inconformes por el cambio del medidor se cuestionaban el por qué les estaban cobrando los españoles 900 pesos al mes, sin entender que si sale bajo el consumo es porque tenían días que no les llegaba el agua, siendo más fácil culpar al medidor de la ineficiencia que ponerse a resolver el abasto de agua en Ramos Arizpe.

Por éste tipo y otras irregulares más en su manejo recaudatorio en donde a muchas familias les quisieron cobrar hasta seis mil pesos por el cambio de un tubo que va de la toma del medidor hacia la calle con una longitud dos o tres metros de distancia.

Eso quedó en el pasado para los ramosarizpenses pero ahora los saltillenses viven otro episodio con la misma empresa española Aguas de Barcelona en donde después de años de estarle sacando dinero a los ciudadanos para la dizque buena administración del agua ahora resulta que ya se acabó el líquido y los saltillenses tendrán que aguantarse la suspensión del agua a diferentes horas y zonas de Saltillo para todos alcancemos.

Durante todos éstos años la empresa administradora del vital líquido sin previa comunicación, tranquilamente dio la noticia a los ciudadanos para que se preparen en juntar agua en tinacos como la única solución, sin embargo, durante años enriquecieron las arcas de Aguas de Saltillo y en ningún momento, previnieron a las autoridades sobre éste problema que solamente ellos veían venir y ocultaron la información a su principal socio, es decir, el ayuntamiento o en caso de haberlo hecho no tienen manera de comprobarlo.

Con una declaración hecha muy a la ligera y sin propuesta alguna de buscar agua por medio de investigaciones, dieron una solución simple e irresponsable anuncio de que ya no hay reservas de agua en los mantos acuíferos, lo que no solo ha causado gran preocupación a los saltillenses, sino también a las empresas instaladas en éste Municipio, capital de Coahuila, así como futuros inversionistas, ante el torpe anuncio de AGSAL de la falta del vital líquido, limitan su expansión y aquellos quienes tenían la intención de invertir a plazo cercano o mediano, simplemente se están dando la vuelta para buscar en otro Estado del país mejores condiciones de infraestructura.

Resulta inverosímil que dicho problema no se atendiera a tiempo por parte de Aguas de Barcelona pero sobre todo que no hicieron algo antes para prevenir y atenderlo oportunamente.

Por cierto, ha sido muy acertado el comentario del Gobernador, Rubén Moreira Valdés, al señalar el compromiso de AGSAL de llevar agua a los saltillenses las 24 horas e inclusive justificando su molestia porque aquellas empresas que están instaladas en este Municipio empiezan a cuestionar a la máxima autoridad coahuilense porque evidentemente les preocupa el ciclo de vida que tendrán industrialmente.

La falta de agua en Saltillo va a frenar las futuras posibles inversiones echando a perder aquellos viajes que ha realizado el gobierno del Estado en busca de nuevas empresas para invertir en nuestro territorio. Esta situación pone aún más vulnerable no solo a un retroceso sino también a un futuro incierto, en donde nada más Aguas de Saltillo es el único que gana con nuestro dinero y se quedarán hasta que ya no salga una gota de agua para migrar a otra ciudad de México en donde sí puedan hacer negocio a costa de los recursos acuíferos de esas comunidades. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook