Pemex crea sistema contra robo de combustible

1bb590142596e16c01ac81f3dfd40aa6
El proyecto podría terminar en marzo de 2015

(ng) Petróleos Mexicanos (Pemex) convertirá la ex Refinería 18 de Marzo en su búnker para realizar actividades de inteligencia en materia de seguridad física para proteger de cualquier actividad ilícita al Centro Administrativo Pemex (CAP), que incluye la Torre Ejecutiva.

En ese lugar, en donde también se ubica el Parque Bicentenario, la Subdirección de Salvaguarda Estratégica (SSE) instalará un Centro de Comando, Comunicaciones y Cómputo para prestar servicios de logística, operativos y de inteligencia a sus oficinas centrales de Marina Nacional, en el Distrito Federal, en donde laboran actualmente 12 mil empleados.

La dependencia tiene previsto remodelar los edificios “K”, “B” y “C” de la ex Refinería 18 de Marzo, así como rehabilitar el estacionamiento y áreas exteriores para convertirlos en el centro de inteligencia desde donde se proporcionará, en una primera fase y a partir de marzo de 2015, seguridad física a la Torre de Pemex y sus oficinas aledañas.

Allí se capacitará a los grupos especializados que se crearán para atender las tomas clandestinas.

En el proyecto Rehabilitación y construcción de espacios de la ex Refinería 18 Marzo para actividades de seguridad física, de abril de 2014, la paraestatal destaca “la importancia de reforzar la vigilancia a través de una mayor capacidad operativa y el uso de tecnología de punta que permita detectar oportunamente cualquier actividad ilícita, para que el personal operativo pueda reaccionar de manera adecuada. Es decir, se tienen que implementar sistemas más eficientes y efectivos que sean capaces de combatir y disuadir al crimen organizado”.

Según la Dirección Corporativa de Administración y la SSE, “en los últimos años la seguridad de las instalaciones de Pemex se ha visto comprometida, resultando en actividades ilegales de extracción y comercio de hidrocarburos, lo que ha afectado de forma creciente el patrimonio de la empresa y puesto en riesgo la seguridad de las zonas en donde se cometen estos ilícitos”.

Adicionalmente a los costos económicos y sociales de estas actividades se suman aquellos de las reparaciones y mantenimiento emergente de las instalaciones que son afectadas por estas actividades ilícitas.

En el documento, Pemex reconoce que “existe una limitada capacidad instalada y operativa que ha limitado el impacto de los esfuerzos realizados para la prevención y abatimiento de los actos ilícitos de robo, extracción, adulteración y comercialización clandestina de productos petrolíferos, observándose un incremento de los ilícitos”.

Inversión Con una inversión de aproximadamente 153 millones de pesos a ejercer entre 2014 y 2015, se pretende disponer de suficiente capacidad instalada y operativa para el personal, resguardo del equipamiento operativo, vehículos y sistemas de información estratégica, para lo cual construirían 5 mil 812 metros cuadrados de obra civil en la ex refinería.

El objetivo del proyecto es contar con el personal suficiente para realizar actividades de vigilancia y patrullaje en las instalaciones del CAP y disponer de espacios para capacitar teórica y prácticamente al personal.

En el diagnóstico de la situación presente, el proyecto menciona que el Estado mexicano no encuentra actualmente riesgos a su soberanía como amenazas externas del tipo tradicional; sin embargo, hay peligros en los que se manifiestan factores internos derivados de actividades ilícitas.

Por ello, y para poder cumplir con sus objetivos operativos y estratégicos, es necesario que las instalaciones, consideradas como estratégicas, estén resguardadas por personal propio y por las dependencias de seguridad con las que se tienen convenios.

Esfuerzos Hasta ahora, la Dirección Corporativa de Administración de Pemex, a través de la SSE, continúa dedicando esfuerzos y atención especial a la prevención y abatimiento de los actos ilícitos de robo, extracción, adulteración y comercialización ilegal de productos petrolíferos que dañan la integridad de la empresa y atentan contra la seguridad nacional, al poner en riesgo las comunidades aledañas a sus instalaciones.

Por esa razón, añade, se han ejecutado acciones para “desalentar el robo de productos en los diferentes centros de trabajo de la empresa”. Tan sólo en la extracción ilícita de combustibles en los sistemas de ductos, Pemex continúa fortaleciendo la vigilancia de los derechos de vía con el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina.

De manera interna, Petróleos Mexicanos se ha dado a la tarea de instrumentar disposiciones para mejorar la salvaguarda de sus instalaciones, explica.

Comentarios con Facebook