Tropas rusas inician retirada de fronteras con Ucrania

Moscú, 20 may (PL) Las unidades militares rusas que concluyeron maniobras cerca de la frontera ucraniana iniciaron hoy las acciones previas al retorno a sus cuarteles en cumplimiento de una orden del ministro de Defensa, general de Ejército Serguei Shoigu.
El servicio de prensa de esa cartera precisó que tras concluir los ejercicios en las provincias de Róstov del Don, Bélgorod y Briansk, las tropas inician el repliegue decretado la víspera por el presidente Vladimir Putin y continuarán las prácticas en polígonos de tiro cercanos.
Los jefes militares determinan actualmente las rutas y el orden de repliegue mientras el personal desmantela las tiendas de campaña y carga los equipos para después formar las columnas motorizadas y de blindados, agrega la nota circulada a los medios periodísticos.
Todos los ejercicios previstos para el plan de instrucción de combate en polígonos lejanos fueron cumplidos por las unidades motorizadas, blindadas y artilleras, según la fuente.
La decisión del regreso de estas fuerzas a sus bases permanentes guarda relación con el fin de la fase de entrenamiento previsto para la primavera en esas provincias, informó ayer el servicio de prensa de Putin.
A fines de abril, el ministro de Defensa informó el inicio de ejercicios castrenses en zonas fronterizas con Ucrania, en respuesta a la movilización de más de 10 mil efectivos y medios de combate ucranianos hacia las cercanías de Rusia.
Como reacción de Moscú, en las provincias cercanas a las fronteras con el país vecino comenzaron maniobras de grupos de batallones tácticos de los distritos militares occidental y del sur. La Aviación también realizó simulacros en esa zona, según reportó Shoigu.
Hoy, el primer ministro Dmitri Medvédev adjudicó la política de sanciones unilaterales a una nueva guerra fría de Estados Unidos contra Rusia, y advirtió que su país resistirá cualquier represalia, incluida la económica.
En entrevista a la publicación norteamericana Bloomberg TV, Medvédev comentó que nadie necesita otra guerra fría y llamó la atención de que las sanciones son obra de políticos empeñados en demostrar potencia y fuerza.
Negó el jefe de Gobierno que las represalias adoptadas por Washington y secundadas por la Unión Europea (UE) en respaldo al golpe de Estado en Ucrania tenga un efecto sustancial en la economía rusa.
En su opinión, la política del presidente Barack Obama demuestra que su administración agotó los recursos para decisiones profesionales, inteligentes y cuidadosas, lo cual es muy negativo para Estados Unidos en general.
Por su parte, el portavoz de la presidencia de Rusia, Dmitri Peskov, reiteró que su país adopta las medidas necesarias y emplea los mecanismos posibles para la liberación de los periodistas arrestados en Ucrania durante la cobertura en zonas de conflicto.
Insistió Peskov en el llamado a Kiev de inmediata libertad de los reporteros del canal LifeNews Oleg Sidyakin y Marat Saichenko, detenidos el domingo por la Guardia Nacional ucraniana mientras cubrían los acontecimientos en Kramatorsk, región de Donetsk.
En tanto, uno de los jefes de la represión en el sureste de Ucrania, el ministro de Interior Arsén Avákov, elogió la iniciativa del oligarca minero ucraniano Rinat Ajmétov, quien instó a sus trabajadores a declarar huelgas “en apoyo a la paz” para erosionar la resistencia federalista.
Ajmétov, propietario de System Capital Management y hombre influyente entre los mineros del Donbass, ordenó a los trabajadores de su empresa declararse en huelga durante tres horas al día “en apoyo a la paz y contra el derramamiento de sangre”.

Deja tu comentario