Legalización de parejas homosexuales divide a partidos peruanos

matrimonio-gay

Lima, 21 may (PL) Un proyecto de ley para reconocer legalmente a las parejas de homosexuales genera hoy contradicciones en las agrupaciones políticas peruanas, principalmente el viejo Partido Aprista, mientras el gobierno mantiene una posición neutral.
El parlamentario aprista Mauricio Mulder afirmó que su bancada, de cuatro integrantes, votará a favor del proyecto, pese a que ayer un grupo de militantes de su partido se declaró contra el proyecto de ley de la Unión Civil, que reconoce los derechos de pareja a los homosexuales, sin llegar al matrimonio ni a la adopción de niños.
Los disidentes entregaron una declaración de rechazo al proyecto con más de siete mil firmas de militantes apristas al congresista conservador Julio Rosas, pastor evangélico y furibundo enemigo de la propuesta, junto al cardenal católico Juan Luis Cipriani y otros sectores.
Según Mulder, su partido no tiene posición institucional y los militantes pueden pronunciarse en cualquier sentido, pero los legisladores votarán a favor del proyecto y los disidentes se movilizaron como evangélicos más que como apristas.
Mulder ha llegado a decir que en su partido hay muchos homosexuales, declarados o no, que realizan sus actividades militantes sin problemas y ridiculizó a Rosas por haber afirmado que en los grupos evangélicos no entran homosexuales.
También el partido Fuerza Popular, de seguidores del expresidente Alberto Fujimori y al que pertenece Rosas, está dividido, pues la jefa del grupo e hija del exgobernante, Keiko, y su hermano y parlamentario, Kenji, respaldan el proyecto, al igual que la mayoría de su bancada parlamentaria.
Tampoco hay unidad en el Partido Popular Cristiano, conservador, donde los legisladores están divididos y el congresista Javier Bedoya manifestó total rechazo al proyecto, mientras en el mayoritario bloque Gana Perú hay pleno apoyo.
El gobierno, por su parte, mantiene neutralidad y solo fijará su posición si el parlamento aprueba el proyecto, según reiteró ayer el primer ministro, René Cornejo, al señalar que el Ejecutivo actuará con responsabilidad por la seriedad del caso.
Agregó que el gobierno tomará en cuenta el sentir de la sociedad -según las encuestas, la mayoría rechaza el proyecto de Unión Civil- pero no decidirá en función de conveniencias políticas, sino del bien común, asumiendo los costos que correspondan.
Entretanto, el Movimiento Homosexual de Lima alentó a ministros, parlamentarios, diplomáticos y otros miembros destacados de la sociedad que son homosexuales, a seguir el ejemplo del parlamentario Bruce y declarar públicamente su preferencia sexual.

Comentarios con Facebook