Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Propuesta de aborto terapéutico polariza escenario político en Chile

Embarazada

Santiago de Chile, 22 may (PL) Un amplio debate político bulle hoy en Chile luego de que la presidenta Michelle Bachelet anunciara la posibilidad de enviar al Parlamento un proyecto de ley para despenalizar el aborto terapéutico.
La mandataria abrió la víspera una verdadera caja de Pandora durante su primera cuenta pública ante la nación, cuando advirtió que “Chile debe enfrentar en una discusión madura, informada y propositiva” este tema.
Argumentó que “cada aborto (ilegal y fuera de instituciones médicas) en el país es una señal de que como sociedad hemos llegado tarde, porque la prevención no tuvo los resultados deseados”.
La propuesta de despenalización acogería tres escenarios para la interrupción voluntaria del embarazo: casos de riesgo de vida de la madre, violación o inviabilidad del feto.
El portavoz del Palacio de La Moneda, Álvaro Elizalde, señaló este jueves que el anuncio forma parte del programa de gobierno y que “el objetivo fundamental es que efectivamente en Chile no haya temas tabúes, que se pueda discutir respecto de este tema”.
De acuerdo con el funcionario, el proyecto legal se presentaría al Legislativo durante el segundo semestre de este año.
Elizalde aseguró que se escuchará en torno a este asunto la voz de las iglesias y de todos los sectores políticos y sociales.
Las críticas contra Bachelet por este particular se levantaron enseguida, tras su discurso de este miércoles en Valparaíso.
Al respecto, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, manifestó que “con todo el respeto que me merecen las mascotas (aludiendo a la cuestión de la tenencia responsable de estas y los planes de esterilización), creo que la persona y la vida humana vale mucho más que eso”.
En todo caso, el jerarca indicó que “estamos dispuestos a dialogar sobre todos los temas, también sobre el aborto, para demostrar cuáles son las consecuencias graves que un tema como este puede acarrearle al país”.
A su vez, el expresidente Sebastián Piñera escribió en Twitter: “parece que hay más cuidado y preocupación por el bienestar de las mascotas, que por la vida y dignidad de los niños que están por nacer”.
Carlos Larraín, cabeza del partido Renovación Nacional, integrante de la opositora Alianza, realizó un llamado a votar contra el aborto terapéutico, que en su opinión forma parte -junto a la reforma hacia “un sistema educativo muy concentrado, dirigido por el Estado”- del “cambio cultural” que persigue la administración de Bachelet.
Según el político, el gobierno de la Nueva Mayoría protagoniza un esfuerzo triple que busca también “dañar al sistema económico que tantos beneficios le ha traído al país” (reforma tributaria) y una “verdadera subversión institucional que empieza con la nueva ley de elecciones (…) y luego el cambio de la Constitución”.
Desde el oficialismo, el ministro de Justicia, José Antonio Gómez, aludió indirectamente a la hipocresía alrededor del tema del aborto.
“Los que tienen más recursos lo hacen en el país o en el extranjero, mientras los que no tienen, arriesgan la vida. Lo que no se puede hacer es seguir ocultando esta realidad”, aseveró.
La titular de Salud, Helia Molina, hizo notar que Chile es uno de los pocos países que impide con aborto terapéutico y defendió “el derecho de las madres a elegir en esas situaciones”.
En tanto, el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez, sostuvo que “como médico, no nos gusta el aborto, pero queremos que las mujeres no mueran por abortos ilegales. Son derechos reproductivos y sexuales”, subrayó.

Comentarios con Facebook