Responsable de veteranos EE.UU. declina renunciar pese a escándalo

Eric_Shinseki_official_Veterans_Affairs_portrait

Washington, 22 may (PL) El secretario de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos, Eric Shinseki, desestimó hoy su renuncia al cargo, al menos mientras se complete la investigación sobre irregularidades en la atención a exmilitares en varios hospitales del país.
Durante un encuentro con la prensa en el Congreso, Shinseki explicó que no ha entregado al presidente Barack Obama su carta de dimisión, pese al creciente llamado de miembros de los partidos Demócrata y Republicanos para que lo haga.
Señaló que prosigue la revisión de las prácticas y procedimientos en los centros asistenciales que dan seguimiento a los excombatientes y que los primeros informes podrían ser presentados a la Casa Blanca la semana próxima.
Unos 40 exmilitares murieron meses atrás en un hospital de la ciudad de Phoenix, Arizona, tras una larga espera sin recibir los servicios de salud, lo cual sacó a la luz continuas anormalidades en dependencias médicas del departamento de veteranos.
También se han reportado denuncias de casos similares en los estados de Colorado y Texas.
La semana pasada, Shinseki se vio obligado a declarar ante un comité del Senado sobre estas fallas.
Un artículo publicado el martes en el diario The New York Times advirtió que las crecientes acusaciones de mala gestión en dichas instituciones amenazan con hundir a Obama en otro escándalo que pondría en tela de juicio su capacidad de gobierno.
La víspera, el gobernante ordenó investigar a fondo las denuncias sobre las muertes de exuniformados, mientras añadió que esperará la conclusión de la pesquisa interna antes de solicitar la renuncia de cualquier funcionario.
Grupos de veteranos manifestaron su disgusto y calificaron de desafortunada la decisión del gobernante, pese a que diferentes sectores de la sociedad exigen la dimisión de Shinseki, en su cargo desde 2009.
Dos representantes demócratas por el estado de Georgia, John Barrow y David Scout, se unieron quienes exigen la dimisión del funcionario, mientras se mostraron decepcionados por la forma en que la administración Obama ha dado seguimiento a la prestación de servicios a los excombatientes.

Comentarios con Facebook