Reconocen divergencias en gobierno británico sobre inmigración

migrantes

Londres, 25 may (PL) La ministra británica del Interior, Theresa May, reconoció hoy la existencia de divergencias y debates dentro del Gobierno sobre el tema migratorio y los planes para reducir la entrada de foráneos.
May declaró a la cadena pública de radio y televisión BBC que los acalorados debates registrados en el seno de la alianza en el ejecutivo con los liberal-demócratas frenan los esfuerzos para reducir el ingreso de extranjeros al Reino Unido.
Las medidas futuras incluirán la deportación de ciudadanos de la Unión Europea (UE) que estén sin trabajar en el Reino Unido o la reducción del tiempo para el funcionamiento de las subvenciones sociales, destacó la titular del Interior.
En la entrevista con la BBC, May reconoció que aumentan las dificultades para alcanzar la meta de dejar por debajo de 100 mil a la inmigración neta (la diferencia de personas que llegan y se van de esta nación).
De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), la inmigración neta se situó en 212 mil el pasado año, para un incremento de 19,7 por ciento respecto a los 177 mil registrados en 2012.
En ese mismo periodo arribaron a este país 43 mil ciudadanos de la UE, mientras los inmigrantes fuera del bloque fueron 11 mil menos. En total, 201 mil europeos llegaron a esta nación en 2013, por encima de los 158 mil del año anterior, señala la ONS.
Las autoridades comunitarias criticaron a Londres por sus políticas para impedir la libre circulación de personas, uno de los principios fundamentales de la UE.

Comentarios con Facebook