Asesinan a balazos a líder del PRI en Tlalnepantla

Por la dis­pu­ta de unos pre­dios, una mu­jer de apro­xi­ma­da­men­te 40 años de edad, li­de­re­sa de un gru­po que pre­sun­ta­men­te se de­di­ca­ba a in­va­dir de ma­ne­ra ile­gal te­rre­nos en es­te mu­ni­ci­pio, fue ar­te­ra­men­te ase­si­na­da a ba­la­zos jun­to con su ama­sio por so­li­ta­rio su­je­to que los sor­pren­dió cuan­do pla­ti­ca­ban tran­qui­la­men­te den­tro de un cuar­to y es­ta­ban en es­pe­ra de que lle­ga­ran va­rias per­so­nas a las que ile­gal­men­te les ha­bían ven­di­do al­gu­nos lo­tes pa­ra que pa­ga­ran sus cuo­tas.

Du­ran­te el ata­que, un hom­bre de 38 años de edad y un jo­ven de 18 que acom­pa­ña­ban a los oc­ci­sos re­sul­ta­ron gra­ve­men­te le­sio­na­dos a ba­la­zos, por lo que fue­ron tras­la­da­dos de emer­gen­cia pa­ra su aten­ción mé­di­ca a bor­do de am­bu­lan­cias a un hos­pi­tal de la zo­na.

Con­su­ma­da la agre­sión, el pre­sun­to ho­mi­ci­da, de quien úni­ca­men­te se di­jo era un su­je­to de apro­xi­ma­da­men­te 30 años de edad, rá­pi­da­men­te su­bió a un au­to­mó­vil Nis­san, ti­po Tsu­ru, gris, pa­ra dar­se a la fu­ga; sin em­bar­go, co­mo ya exis­ten im­por­tan­tes da­tos de él, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial ya lo bus­can y con­fia­ron en que de un mo­men­to a otro se­rá ubi­ca­do y de­te­ni­do.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de es­ta mu­jer, iden­ti­fi­ca­da co­mo Ade­la Ca­rri­llo Sán­chez y de su ama­sio Mau­ri­cio Cor­ne­jo Tre­jo, se re­gis­tra­ron al fi­lo de las 10 de la ma­ña­na de hoy lu­nes, den­tro de un cuar­tu­cho, en un pre­dio de 17 hec­tá­reas, co­no­ci­do co­mo “El Ris­co”, que se­gún re­por­tes de la po­li­cía, la oc­ci­sa ha­bía in­va­di­do de ma­ne­ra ile­gal, ubi­ca­do en la es­qui­na de las ca­lles Ce­rro de la Es­tre­lla y Ce­rro de Can­te­ra, en la Co­lo­nia Jor­ge Ji­mé­nez Can­tú, en es­te mu­ni­ci­pio.

Re­por­tes po­li­cia­cos, se­ña­lan que la aho­ra oc­ci­sa era li­de­re­sa de un gru­po de de­lin­cuen­tes que des­de ha­ce al­gu­nos años se ve­nían de­di­can­do a in­va­dir de ma­ne­ra ile­gal te­rre­nos en es­te mu­ni­ci­pio, mis­mos que pos­te­rior­men­te ven­dían “en có­mo­das men­sua­li­da­des” a in­cau­tos ciu­da­da­nos.

El pa­sa­do 7 de oc­tu­bre de 2011, di­je­ron las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas, di­cha mu­jer e in­te­gran­tes de su or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal in­va­die­ron ile­gal­men­te 17 hec­tá­reas del pre­dio co­no­ci­do co­mo “Ex ha­cien­da del Ris­co”, mis­mo que pos­te­rior­men­te di­vi­die­ron y aún a sa­bien­das que es­ta­ban ac­tuan­do al mar­gen de la ley ven­die­ron en lo­tes de 120 me­tros cua­dra­dos ca­da uno.

Pa­ra fa­ci­li­tar la ven­ta de los te­rre­nos, agre­ga­ron las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas, di­cha mu­jer y sus cóm­pli­ces da­ban la opor­tu­ni­dad a sus com­pra­do­res de que pa­ga­ran en abo­nos: sin em­bar­go, co­men­za­ron a te­ner pro­ble­mas, pues quien se atra­sa­ba en sus pa­gos, los man­da­ba a gol­pear y en ca­sos ex­tre­mos les qui­ta­ba sus lo­tes y ya no les re­gre­sa­ba su di­ne­ro, lo que ge­ne­ró gran in­con­for­mi­dad en­tre los mis­mos com­pra­do­res, quie­nes al in­ter­po­ner sus res­pec­ti­vas de­nun­cias des­cu­brie­ron que ni si­quie­ra los te­rre­nos eran pro­pie­dad de la mul­ti­ci­ta­da mu­jer.

De­bi­do a que es­ta si­tua­ción ge­ne­ró un cli­ma de to­tal in­con­for­mi­dad en­tre los com­pra­do­res y se co­rría el ries­go de que la vio­len­cia se de­sa­ta­ra y se die­ra un en­fren­ta­mien­to, di­je­ron las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas, des­de ha­ce mes y me­dio apro­xi­ma­da­men­te ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal se man­tu­vie­ron a la ex­pec­ta­ti­va y rea­li­za­ban cons­tan­tes ron­di­nes de vi­gi­lan­cia en las in­me­dia­cio­nes de di­cho pre­dio pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar un en­fren­ta­mien­to.

An­te la pre­sen­cia de la po­li­cía, se­ña­la­ron, la aho­ra oc­ci­sa y sus se­cua­ces op­ta­ron por “tra­ba­jar con cau­te­la” y ca­si no se pre­sen­ta­ban en el pre­dio pa­ra no ser de­te­ni­dos; sin em­bar­go, es­ta ma­ña­na la san­gre fi­nal­men­te lle­gó al río, cuan­do la pre­sun­ta li­de­re­sa y su ama­sio fue­ron ase­si­na­dos a ba­la­zos por un su­je­to, con quien al pa­re­cer te­nían ren­ci­llas por la dis­pu­ta de pre­dios, mis­mo que los sor­pren­dió cuan­do pla­ti­ca­ban y es­pe­ra­ban a va­rios de sus “clien­tes” pa­ra que les pa­ga­ran sus men­sua­li­da­des por los te­rre­nos ven­di­dos, den­tro de un cuar­tu­cho que le­van­ta­ron den­tro del mis­mo pre­dio.

Mien­tras que la li­de­re­sa y su ama­sio ca­ye­ron muer­tos con va­rios im­pac­tos de ba­la en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, el pre­sun­to ho­mi­ci­da sa­lió co­rrien­do y se­gún ver­sio­nes de al­gu­nos tes­ti­gos su­bió a un Tsu­ru, co­lor gris, pa­ra dar­se a la fu­ga y per­der­se en­tre las ca­lles del lu­gar.

Dos su­je­tos que acom­pa­ña­ban a los oc­ci­sos y que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo Jo­sé Joa­quín “N”, de 38 años de edad y Juan Ma­nuel “N”, de 18, re­sul­ta­ron le­sio­na­dos, por lo que fue­ron tras­la­da­dos a un hos­pi­tal de la zo­na pa­ra su aten­ción mé­di­ca.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CESC rá­pi­da­men­te se pre­sen­ta­ron en el lu­gar e im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car y de­te­ner al pre­sun­to ho­mi­ci­da, pe­ro no tu­vie­ron suer­te, pues es­ca­pó sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro; sin em­bar­go, co­mo ya exis­ten da­tos im­por­tan­tes de él, ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial ya lo bus­can y con­fia­ron en que de un mo­men­to a otro se­rá ubi­ca­do y de­te­ni­do

Fuente: Noti-Red México

Deja tu comentario