Julio Pacheco: EL SASTRE DE MORELIA

por Víctor M. Navarro

Un filósofo dijo que el hombre es diferente de los anímales porque piensa y ríe; podríamos agregar también porque viste. En la historia de la humanidad el vestido ha sido un referente de evolución, desarrollo, civilización y cultura. Vestir es un acto cultural, por la manera en que una persona viste podemos saber su nivel económico, social y cultural. Rica y fecunda es la historia del vestir en nuestra civilización.

la foto 2

Todos estos apuntes me vienen a la memoria después de visitar la sastrería de más prosapia y elegancia en la ciudad de Morelia. Ubicada en la calle Aquiles Serdán # 269, en pleno Centro Histórico, muy cerca de la catedral y enclavada entre las construcciones más soberbias de esta barroca ciudad, en una esquina de aires coloniales y posmodernos a la vista, se encuentra el inmueble JP Julio Pacheco, Sastre cortador diplomado en Europa (Sastrería & Casimires).

la foto 4

Un aparador acuciosamente arreglado franquea la entrada a una espaciosa sastrería, ordenada y con extraordinarios muestrarios de casimires bordeando las paredes. Al entrar se percibe el olor peculiar de estos negocios, histórico, me hace recordar a mi padre y sus sacos y pantalones hechos a la medida; baja por la suntuosa escalera que está al fondo don Julio Pacheco, amable y sonriente nos saluda.

Bastan  unos cuantos intercambios de palabras para que don Julio  hable de sus viajes a Italia y nos informe que en ese país habita la gente mejor vestida del mundo, también comenta sobre sus cursos, conferencias, seminarios y diplomados como Sastre Cortador. En cada frase se adivina su pasión y entrega al oficio, a una arte que para él significa su plena realización humana y profesional. Un sonriente y platicador JP nos muestra con detalle sus mesas de corte, su maquinaria de punta, el gran surtido de telas y casimires, repasa los principios rectores de su filosofía personal del cortar y confeccionar: “Al hablar de elegancia y comodidad en el buen vestir, se debe buscar al artista que conoce el encanto de moldear el cuerpo, esculpiendo cada detalle íntegramente de la prenda y que esta a su vez, se adapte al estilo moda de cada persona, la comodidad y seguridad se traducen en un buen sastre cortador”.

Pasamos al segundo piso, nos muestra una máquina ensambladora que pocos negocios del ramo poseen, más cortes y la oficina principal. Por las fotografías y diplomas colgados en la pared, intuimos que desde muy joven acuñó su vocación, un destino perfectamente definido: “Con una gran variedad en casimires nacionales e internacionales de las mejores casas textiles JP se posiciona como marca registrada desde 1980”.

la foto 3

“Con una trayectoria desde 1963 dedicado a satisfacer las necesidades de nuestros clientes más exigentes, JP Julio Pacheco, cuenta con la elaboración de la prenda más fina y selecta del mercado”.

Don Julio nos invita a conocer más de su casa, un lugar confortable y elegante donde saludamos a su amable esposa y a sus dos hijos; así con una plática fluida y alimentada por anécdotas nos muestra cuadros de su amada ciudad, pinturas de calles, plazas, parques y callejones; llegamos a la azotea, donde la vista es maravillosa, es imposible dejar de admirar el cuadro vivo de 360 grados, vista espectacular de una de las ciudades más bellas de nuestro país.

Gracias a mi prima, que a su vez es prima de la familia y tía querida de sus amados sobrinos, todo sale como en familia. Todo sencillo  afable y a nuestros pies el paisaje de una ciudad que devora los sentidos.

En esta magnificencia nos quedamos con dos frases para recordar:

Hasta la más fina y cara de las telas se ve corriente y barata en un traje mal cortado”.

Un traje bien cortado y probado profesionalmente es como una segunda piel”.

Ahora sí nos quedó mucha tela de donde cortar, tenemos más anécdotas y pormenores de la experiencia de este sastre singular y único no solamente en Morelia; además tendremos que vestir alguno de estos trajes, que el mismo James Bond 007 envidiaría, para hablar con toda la experiencia bien probada y vestida.

Deja tu comentario