Desafío: ¿Peligro o Instinto?


Por Rafael Loret de Mola

• ¿Peligro o Instinto?
• Proyecto Complicado
• Pronósticos Externos

Lo de que el hombre es un “animal político” no puede estar mejor señalado que en la figura de Andrés Manuel López Obrador, para muchos el satán dispuesto a poner en riesgo sus comodidades y ventajas y acaso llegar al extremo de estatizar -¡qué barbaridad!-, las siempre “imparciales” empresas de comunicación –y varios otros emporios del continuismo nacional-, y clausurar al Congreso para rehabilitar la figura del presidente fuerte –quizá por ello ha vuelto los ojos hacia el represor manuel bartlett-, en fase de engendrar un régimen fascista, reeleccionista claro cuando el virus del poder se inocula hasta lo más hondo, simulando, como en Venezuela por ejemplo, un ejercicio democrático en quien sólo creen los incondicionales.

El cambio de talante y de discurso le ha venido mal a muchos a quienes todavía sorprenden los virajes en una nación rebosante de mutantes de la política, geniales, sí, para justificarse con largas expiaciones personales que justifican las mudanzas más escandalosas entre un partido y otro. Hasta se sienten, cuando lo hacen, en la piel de Churchill cuya fama era que se levantaba conservador y se acostaba liberal… pero nadie era capaz de negar su carisma y capacidad de aglutinamiento excepcionales. En fin, los más repelentes del perfil de López Obrador, del antiguo y del “nuevo”, no admiten sino hipocresías en los distintos acentos por él puestos en cada una de sus etapas. Y no les sobra razón para ello.

También es cierto que nadie, como él, es capaz de manejar con tanta ligereza a las masas conmovidas. Gracias a ello ha logrado reunir a millones de mexicanos en torno suyo y resucitar entre quienes le creían muerto y ahora están bastante más entumbados que él. Y eso a pesar de mantener la parodia de la “presidencia legítima” hasta el 2012 –sin que dudemos en el fraude vergonzoso de 2006-, al tiempo de recorrer “como misionero” –a decir de sus propios cercanos- hasta el último rincón de la patria mexicana. Pocos lo han hecho, quizá ninguno. Por ello no dudo en proclamar que López Obrador es, sin duda, quien mejor conoce su país de cuantos están a la vista y también de aquellos que presumen haber viajado mucho…asomándose a las ventanillas del avión.

Bien sabe Andrés Manuel en donde radica su capital político. Lo refrendó cuando, con bastante facilidad, dejó en el camino a Marcelo Ebrard Casaubón, favorito de los intelectuales de izquierda y de los grupos conservadores dispuestos a darle una oportunidad a la contraparte no radicalizada, y sumó enseguida puntos cuando muchos desdeñaban la posibilidad de una nueva crecida. Lo hizo, insisto, con dos jugadas claves: anular a Ebrard sin necesitar de pelear con él y reconciliarse con Televisa, tendiéndole la mano a Joaquín López Dóriga el año pasado, el informador contra quien más arremetió. Y lo hizo con tanta seguridad que incluso dejó pasmados a los operarios de exportación contratados por el PAN.

Al antiguo estigma de representar un “peligro” para México, como le señalaron los predadores bajo contrato de los panistas con la parafernalia presidencial detrás, interpuso López Obrador su propio instinto de viejo zorro, marrullero… y profundamente conocedor del terreno que pisa y de cuantos integran su mercado de votos, no sólo “los pobres” –por desgracia, en buena medida todavía manipulables-, sino también muchos de los pensantes a quienes no convence el retorno del PRI ni el continuismo panista cuya ineficacia es notoria y abrumadora. Va ganando el instinto porque lo primero, lo del “peligro”, no puede tener segunda edición porque sencillamente nadie creería en la oficiosa trama, ni los más ignorantes atados a la televisión y al mundo cibernético que convierte las iniciativas propias, sin percibirlo siquiera los afectados, en rutinas que los convierten en parte de la maquinaria, como robots andantes al estilo de la sociedad estadounidense.

La diferencia es que ahora, pese a lo avanzado en unas cuantas semanas, con su MORENA, López Obrador puntea en las encuestas acerca de quienes pudieran ser llamados a cubrir una hipotética vacante presidencial si el caso ocurriese: cuando ésta sea un hecho, los cartones se moverán y entonces sabremos cuánto, de verdad, ha avanzado Andrés Manuel con su oferta de la nueva y morena “república amorosa”, que no extraña en él si recordamos aquella frase, de abril de 2005 cuando seguro estaba de ser sometido a proceso penal, cuando, a manera de despedida, clamó ante la multitud: “los amo…desaforadamente” –esto es, también sin fuero constitucional-, en el pésimo entramado montado por los fox que ya reconocieron, por lo menos vicente “tanto monta, monta tanto”, haber metido las manos hasta el indecoro en el contaminado proceso federal de 2006.

Lo cierto es que, a diferencia de sus adversarios, López Obrador cree en lo que hace y no se adapta a los guiones preestablecidos; por eso sorprenden tanto sus acciones y es complejo medir avances y puntos a futuro. Máxime cuando sabemos que jamás reconoció la supuesta derrota electoral, hace casi nueve años, y mantuvo su campaña, sin micrófonos ni seguimientos periodísticos, sin perder su propio liderazgo. Esta circunstancia debiera hacer reflexionar a cuantos no le conceden la menor oportunidad de remontar. Este columnista se pregunta, a veces, si le alcanzará el tiempo para ello, pero mantiene la seguridad en la capacidad y alcance del personaje por respeto a una trayectoria impregnada de obstáculos y aun cuando a través de la misma haya caído en el mal primario de los políticos: la intransigencia, una incongruencia en cuanto a la proclama democrática que sostiene. Lo sé bien porque él mismo lo ha demostrado así con quien esto escribe desde que debí contar, por objetividad básica, su historia negra en 2004 –“Destapes”-.

Debate

Lo vimos desde el 2012: Andrés Manuel no se conformaría con nada que no fuese la candidatura en 2018 y la presidencia de llegar a quedar vacía. En esto no ha cambiado un ápice; en su estrategia, sí. Ya no parece belicoso –aunque en el interior lo sea más que nunca-, y habla de estabilidad en vez de encender el fuego de la hoguera en donde pretendió situar a las mafias encabezadas, claro, por carlos salinas, cada vez más influyente a falta de guía en Los Pinos y cuyo equipo le dotó de algunos de sus más cercanos consejeros y promotores. Una paradoja que López Obrador prefiere eludir alegando tan solo que son cosas del pasado. Pero no es así si observamos el protagonismo incesante de manuel bartlett y otrora el de Manuel Camacho Solís, ya extinto pero recordado por haber lanzado la iniciativa de las alianzas turbias en 2010 con un éxito aparente: quienes ganaron no se sienten necesariamente panistas o perredistas sino líderes capaces de aglutinar hasta a sus adversarios. Y todavía se mantiene latente la posibilidad de que el experimento se repita en algunas entidades en 2017 y 2018.

Bajo el empalagoso llamado a las cruzadas cívicas –aunque procure eludir cuanto puede el espinoso tema de Ayotzinapa del cual NO puede desligarse-, Andrés Manuel no ha respondido a una interrogante clave, formulada hace dos años cuando publiqué “2012: La Sucesión”: ¿cómo fue que recorrió hasta los últimos rincones de Chiapas y Oaxaca sin publicitar siquiera algún encuentro con los subversivos afincados en esas regiones y que tuvieron que dejarle pasar, cuando menos? Ni modo que a su paso desaparecieran por encanto para reaparecer enseguida, más estimulados si cabe. Y no quiero hablar de los criminales porque tal sería injusto ante la desproporción evidente con los acorazados del PAN y el PRI.

¿Cuál es, entonces, su estrategia central?¿El “amor” vendido como telenovela de izquierda, sin vejaciones a las sirvientas enamoradas, o la puesta en escena de una advertencia severa contra las instituciones representada por la unión de los rebeldes a quienes 2012 favoreció por las distancias financieras que seguramente habrán de abrirse este año que inicia sin la menor previsión por parte del régimen en curso? Sólo Agustín Carstens, gobernador del Banco de México en fase de finiquito, advirtió ya que se nos viene encima la peor crisis económica de la historia, mucho peor a las catástrofes de 1982 y 1994, el año de la barbarie. Y ni así modifican sus líneas los representantes de la “nueva” clase política que piensan como viejitos intransigentes.

Mientras, Andrés Manuel suma y camina. No digan que no lo advertimos.

La Anécdota

Son tres los pronósticos esenciales que se hacen los pitonisos de la vida institucional del país para 2017. A saber:

  1. El PRI mantendrá el Estado de Mexico, aun con la expectativa de un quebranto presidencial, por cuanto al dinero multimillonario invertido para asegurar los cimientos de las viejas estructuras corroídas pero ahora blindadas. Y ello será posible, además, por las divisiones en el PRD y el PAN.
  2. Andrés Manuel López Obrador es sagaz pero no tiene posibilidades de avanzar como él desea y los comicios próximos le harán observar que la desunión de la izquierda no es la mejor ruta.
  3. El PAN seguirá rezagado ante el calderonismo intermitente y los militantes de base –eran 270 mil y ahora dicen que son más de 400 mil-, cuya influencia parece mínima entre los electores salvo algunas ciudades en donde algunas administraciones de este signo salieron bien libradas. Pero, así y todo, en Coahuila debe ganar y en Nayarit ceder ante la izquierda.

EL DESPRESTIGIO DE LA POLÍTICA ES CASI TAN GRAVE COMO EL DETERIORO DE LA IMAGEN PRESIDENCIAL.
VAN A LA PAR A CONSECUENCIA DEL HARTAZGO GENERAL POR LA INGENTE CORRUPCIÓN DE LAS DIRIGENCIAS PARTIDISTAS.
NI UNA SE SALVA;
TAMPOCO MORENA CON PERSONAJES SINIESTROS REVOLOTEANDO COMO ZOPILOTES ALREDEDOR.
DE ESTO DEBIERAN OCUPARSE LOS PERSONAJES PÚBLICOS ANTES DE LANZARSE A DESPOTRICAR CONTRA LA SOCIEDAD.

Etiquetas: , ,

Comentarios con Facebook