Tribus de EE.UU. piden cierre de polémico oleoducto Dakota Access

Washington, 8 ago (PL) Dos comunidades originarias de Estados Unidos pidieron a un tribunal federal el cierre inmediato del polémico oleoducto Dakota Access, tras las conclusiones de que la obra careció de una revisión ambiental adecuada, difundieron hoy medios locales.
Las tribus de las reservas Standing Rock y Cheyenne River consideran que como una corte de Washington DC estimó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército no hizo un estudio ecológico adecuado, cerrar el proyecto es el único curso de acción posible.
De acuerdo con ambas comunidades, cuyas reservas están cerca de la ruta de la línea de la tubería de Dakota del Norte a Illinois, la pregunta ante el tribunal es si el oleoducto debe continuar operando y exponiendo a esos grupos a los riesgos que el Cuerpo va a examinar ahora.
Tal comentario hace alusión a que, tras la conclusión de la corte, la respuesta de la fuerza encargada de la obra fue decir que revisará algunas partes del estudio ambiental, lo cual podría prolongarse hasta diciembre.
Para los demandantes, el Cuerpo de Ingenieros debe preparar otro análisis de las cuestiones clave en el centro de esta disputa y tomar una nueva decisión basada en un estudio completo y objetivo, indicó el portal digital The Hill.
La única manera de asegurar la integridad de ese proceso y reducir los riesgos a las tribus es mediante la aplicación del paso como conocido como vacante, agregaron en referencia al procedimiento consistente en anular un fallo u orden de ejecución bajo el fundamento de errores en la ley.
El recurso presentado anoche ante un tribunal de esta capital se preparó tras la sentencia del magistrado James Boasberg, quien en junio determinó que la revisión del Cuerpo del Ejército que condujo a la aprobación de la última pieza del oleoducto era inadecuada.
De acuerdo con el juez, el análisis era aceptable en su mayor parte, pero esa fuerza “no consideró correctamente los impactos de un derrame de petróleo sobre los derechos de pesca y caza, la justicia ambiental, y el grado en que los efectos del oleoducto probablemente sean altamente polémicos.”
Como parte del fallo, Boasberg decidió que el ducto puede seguir operando por el momento, pero que él consideraría ordenar un cierre.
En marzo pasado ese mismo juez dio luz verde a la construcción del último tramo de la tubería dedicada a transportar 500 mil barriles diarios de crudo desde Dakota del Norte hasta Illinois.
Tal decisión se adoptó tras meses de protestas multitudinarias, campamentos con personas de diferentes lugares del país, cientos de detenciones y numerosos desafíos legales de estas tribus, las cuales consideran que la obra viola sus derechos religiosos y amenaza al medio ambiente.

Deja tu comentario