Huracanes y terremotos, la naturaleza se ensaña con el Caribe

La Habana, 21 sep (PL) Un huracán, el segundo en apenas 10 días que rebasa los límites de intensidad de sus vientos, golpea hoy el Caribe, mientras las réplicas de un terremoto a gran escala en México se suceden una y otra vez.
La fuerza de la naturaleza se hace sentir en estos días en el Caribe y sus inmediaciones, y ahora el huracán María continúa su recorrido al noroeste, tras arrasar con las pequeñas islas orientales de esta región, golpeadas unos días antes por el poderoso evento Irma.
María, considerado el más potente en una década, nació en el Atlántico oriental el domingo último y en apenas 24 horas alcanzó la categoría 5 en la escala Saffir- Simpson, la máxima en intensidad.
Incluso, según meteorólogos, rebasó los límites de fuerzas en sus vientos, con cifras de 280 kilómetros por hora durante un minuto.
Irma, formada también en el Atlántico oriental el pasado 30 de agosto tuvo un comportamiento similar, y avanzó lenta, pero vigorosa, con una potencia de vientos que arrasó con todo lo que tenía a su alcance.
Acabó con todo, eran los comentarios lapidarios en las redes sociales, tras su avance por los mares caribeños.
Los estudiosos del clima coinciden en que el aumento de las temperaturas en las aguas del Atlántico oriental favorece la aparición de huracanes.
La intensidad de las tormentas tropicales crece a la par con la temperatura del agua y el nivel de humedad en el aire, que aumentan a su vez con el cambio climático.
Este “no crea las tormentas pero acentúa sus impactos”, explicó Anders Levermann del Potsdam Institute for Climate Impact Research.
De esta manera tanto Irma como María ya pasaron a la historia de eventos meteorológicos extremos.
La primera, para citar algunos datos, coincidió con otros dos fenómenos, lo cual no ocurría desde 2010: con el huracán José, que casi le siguió los pasos en su recorrido, y Katia, que alcanzó la categoría 2 en su tránsito en el suroeste del Golfo de México.
Acaba de ocurrir un hecho poco común en la historia, cuando dos huracanes de categoría 5 azotan de forma directa al arco de las Antillas Menores en una misma temporada ciclónica. Ambos tocaron tierra con solo 12 días de diferencia, resaltan las estadísticas.
“Lo que es destacable con Irma es que es la primera vez que un huracán alcanza la categoría 5 incluso antes de llegar al mar del Caribe, más caliente” que el Atlántico, explicó Patrick Galois, del servicio de meteorología francés Météo France.
Con vientos de 295 kilómetros durante más de 33 horas, Irma se convirtió en el huracán de mayor duración con semejante intensidad desde que se tienen datos sobre estos fenómenos, resaltó el especialista.
A la par, María no se quedó atrás y logró quedarse en la lista de insólitos: recorrió el Caribe también junto a dos eventos: José, que con fluctuaciones en su intensidad aún se mantiene vivo, y con la tormenta tropical Lee, la 14 de la actual temporada.
Como colofón de fenómenos extremos, un terremoto de 7,1 de magnitud sacudió en la tarde del martes la capital mexicana, afectada unos días antes por el huracán Katia en el golfo de México así como por Max y Norma, que transitaron en la cuenca del Pacífico los primeros días de este mes.
A pesar de los pronósticos, de una temporada normal, aun quedan dos meses para poner fin a este periodo de ciclones que cierra el 30 de noviembre. Los meteorólogos llaman siempre la atención en vigilar de cerca el mes de octubre, uno de los más activos.

Deja tu comentario