El Atlético y la Europa League: victoria colchonera

Por Rachel Pereda Puñales

La Habana (PL).- Neptuno, el hijo mayor de Saturno y Ops, dios romano del mar y de las aguas, agitó su tridente y la tormenta rojiblanca se desató en el Olympic Parc de Lyon.
Aunque el refrán plantea que a la tercera va la vencida, el Atlético de Madrid consiguió su tercera victoria en la Europa League frente al Olympique de Marsella.
“Gigantes jugad, gigantes volad, por España y para España. De tu juego hablan todos, somos los mejores hacia arriba ya”. Así decía el primer himno del Atlético de Madrid en la década de los años 20 del siglo pasado.
En la actualidad, los colchoneros han demostrado la grandeza de un equipo destinado constantemente a “subir y bajar de las nubes”.
Después de perder dos finales de Champions, y luego de la derrota frente al Qarabag en los partidos de ida y vuelta, el Atlético necesitaba disputar otro título europeo frente a las incertidumbres que siempre forman parte del mundo futbolístico.
Más allá de contextos contradictorios, el club madrileño puede presumir de su relación con la Europa Legue, competición destinada a permanecer en la sombra de la Orejona.
Los colchoneros levantaron el primer título de la Liga Europa de la UEFA en Hamburgo frente al Fulham inglés. En aquella temporada 2009-10, un Atleti con De Gea, Agüero, Forlán, Perea, Raúl García y Simao en la plantilla, venció en la prórroga.
Luego de 120 minutos, dos goles de Diego Forlán pusieron el 2-1 definitivo.
“Rey de la furia española, club altivo y generoso. Eres de España aureola y del fútbol el coloso. En la Liga y en la Copa  y encuentro internacional. Eres siempre tú el primero, eres siempre tú el primero, por tu juego sin igual. Atlético de Madrid, Atlético de Madrid. Yo seré tu seguidor, yo contigo hasta morir”, entona el Himno del Metropolitano, compuesto por José Pagán.
Dos años después, con un equipo renovado en la nueva era Cholo Simeone, los rojiblancos golearon 3-0 al Athletic Club en la final, aunque las estadísticas mostraban una gran competición para los colchoneros, quienes ganaron 17 partidos con tan solo un empate y una derrota.
El “Tigre” Falcao fue el héroe de aquella final con dos golazos tempraneros para encarrilar el marcador. El tercero lo marcó el brasileño Diego Ribas.
Esta temporada quedaron eliminados en la fase de grupos de la Champions, pero el tercer lugar en su distrito eliminatorio les garantizó a los rojiblancos el boleto a la Liga Europa.
Y ya en el camino a la final de Lyon, los de Simeone eliminaron a Copenhague, Sporting de Lisboa y Arsenal, antes de medirse al Marsella por la corona.
Primeramente, en tierras nórdicas, los colchoneros ganaron por 1-4. En la vuelta en el Wanda Metropolitano, también obtuvieron la victoria con un gol del francés Kevin Gameiro.
En cuartos de final, el Atlético de Madrid se enfrentó al Sporting de Lisboa. En la ida, vencieron 2-0 con los goles de Koke Resurrección y Antoine Griezmann, el delantero galo que está entre los mejores del mundo.
Para la vuelta ocurrió el peor partido de los rojiblancos en el camino a Lyon. El equipo portugués venció por 1-0 al Atlético de Madrid, aunque el esloveno Jan Oblak cuidó la portería como solo hacen los grandes y se coronó héroe del partido.
En las semifinales, el Arsenal fue el rival, en una eliminatoria muy esperada por los seguidores del fútbol.
Para la ida en el Emirates, Neptuno también palideció mientras muchos factores atentaban contra los colchoneros. La expulsión tempranera de Vrsaljko en el minuto 12 obligó al Atleti a jugar con 10.
Sin embargo, el Principito volvió a demostrar su grandeza con el único gol del juego en una de las pocas salidas al contragolpe.
La vuelta se desarrolló con mayor facilidad y acabó con un 1-0 a favor de los colchoneros, con la anotación de Diego Costa, en el que se considera su mejor partido de la temporada.
Con la nueva victoria frente al Marsella, el Atlético marca su tercer acierto en la Europa League, campeonato dominado en los últimos años por el Sevilla.
“Jugando, ganando, peleas como el mejor, porque siempre la afición se estremece con pasión, cuando quedas entre todos campeón”, exclama otro himno del club colchonero.
Cibeles, la diosa de la Tierra y la fertilidad, bendice a los del Real Madrid. Por su parte, Neptuno, dios del mar y de las tormentas, refleja la personalidad misteriosa y guerrera del Atlético.
Por estos días, en su fuente en Madrid, el dios del mar celebra la victoria junto a una afición cada vez más fiel.
Con este logro, el argentino Simeone suma seis en su trayectoria junto al conjunto colchonero, e iguala al siempre recordado Luis Aragonés, como el entrenador del Atlético de Madrid que más títulos ha firmado.
Asimismo, este es el tercer título europeo en nueve años para el club madrileño.
Más allá del doblete de Griezmann, en plena polémica sobre su futuro; el gol del capitán Gabi y las asistencias de Koke, el Atlético supo adueñarse del tridente de Neptuno y llenarlo de colores rojiblancos.
Mientras, los colchoneros entonan nuevamente su himno, “porque luchan como hermanos, defendiendo su colores, en un juego noble y sano, derrochando coraje y corazón. Atleti, Atleti, Atlético de Madrid…”.

Deja tu comentario