Michael Phelps, a 48 horas del retiro

Por Moisés Pérez Mok (enviado especial)

Río de Janeiro, 12 ago (PL) A Michael Phelps le duele hoy todo el cuerpo y ya no tiene donde acumular cansancio, pero se alista para nadar otras dos finales antes de poner fin, en menos de 48 horas, a su exitosa carrera deportiva.
Las piernas me duelen, estoy muy cansado y tengo un dolor horrible en todo el cuerpo, pero inspirado por el mensaje de aliento de muchos amigos permaneceré en el agua hasta el fin, dijo Phelps poco después de conseguir su cuarta medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y asegurar un puesto en la final de los 100 mariposa.
El “Tiburón” de Baltimore consideró maravilloso haber vencido por cuarta edición consecutiva -cerca de la medianoche de ayer- los útimos 200 metros combinado de su vida y prepararse ya para vestir, apenas un par de veces, más el uniforme de los Estados Unidos en una competencia.
Solo voy a terminar agotado dos veces más, manifestó con añoranza antes de rememorar que cuando decidió volver a nadar (tras anunciar su retiro del deporte activo luego de los Juegos Olímpicos de Londres 2012) sabía que “el proceso no sería fácil” y tendría que padecer muchos dolores si quería obtener un buen resultado.
Regresé con la mayor fuerza de mi vida y me sentí como cuando tenía 18 años, así que aunque duros, fueron los mejores entrenamientos de mi vida, enfatizó antes de reiterar el agradecimiento a su entrenador Bob Bowman, quien en los momentos más difíciles lo alentó siempre a seguir.
Por algún motivo confié en Bob. Lo hice cuando tenía 11 años y comencé a nadar y él nunca me abandonó. Ahora fue así de nuevo, expresó.
Phelps nadará hoy los 100 mariposa y saldrá en busca de su medalla de oro número 23 en Juegos Olímpicos; de conseguirla -como todos esperan aquí- llegará a 27 en total, consolidándose como el deportista más exitoso de la historia.
Anoche, en el primer heat de semifinales de los 100 mariposa, llegó segundo y marcó el quinto mejor tiempo entre los 16 participantes (51.58 segundos), pese a hacerlo apenas 45 minutos después de nadar la final de los 200 combinado.
Por delante de él solo se colocaron el vencedor de su serie, el húngaro Laszlo Cseh (51.57), y los punteros de la otra llave: Joseph Schooling, de Singapur (50.83); Chad le Clos, de Suráfrica (51.43) y el chino Li Zhuhao (51.51), a todos los cuales enfrentará hoy en pos de una nueva victoria.
Su última prueba, y la que marcará al adiós definitivo a la alta competición, será el relevo de 4×100 metros combinado, programada para mañana sábado al filo de las 11 de la noche (hora local).

Deja tu comentario