Una Juventus perfecta hace soñar con el título de Champions League

Por Yasiel Cancio Vilar

Hay que llenarse de valor para apostar por la Juventus de Turín en la Liga de Campeones del fútbol de Europa. La Vecchia Signora llegó nueve veces a la final del torneo y perdió en siete ocasiones, dos de ellas en los últimos tres años.

Sin embargo, esta temporada parece haber encontrado el Factor X con las contrataciones de Cristiano Ronaldo y Miralem Pjanic, dos piezas clave con las cuales pretende conquistar el cetro de la Champions por primera vez desde 1996 y por tercera ocasión en la historia.

En la presente edición del campeonato, los bianconeros mantienen su idilio con la perfección. Tres partidos, tres victorias con seis goles a favor y ninguno en contra. Muestra fiel de ello fue su más reciente visita a Old Trafford, el teatro de los sueños, donde vencieron por 1-0 sin mayores complicaciones al Manchester United de José Mourinho.

Estuvimos muy bien en todos los sentidos, especialmente en defensa ante un rival tan fuerte y exigente. Incluso pudimos ganar por 2-0, pero más de una vez tuvimos errores en la definición, relató Massimiliano Allegri, técnico del elenco turinés.

Control, desborde, altos niveles de creación, transiciones vertiginosas, defensa impecable (de todo el bloque), dirección técnica de primera y aportes técnicos de alta calidad, matizan el funcionamiento diario de la Juve en el distrito H.

Toda esa excelencia asciende hasta la atmósfera con un mínimo defecto, altamente subsanable: Cristiano Ronaldo, el máximo artillero histórico de la competición europea, con 120 tantos, todavía no tiene goles en esta Champions, empero, todos sabemos que en los últimos años el exjugador del Real Madrid guarda sus dianas para las rondas decisivas, cuando la exigencia es máxima.

Además de la Vecchia Signora, otros dos clubes también marchan con paso perfecto, léase el FC Barcelona en el grupo B y el renacido Borussia Dortmund en el A. Casualmente, los tres marchan al frente de sus respectivas ligas domésticas.

El Barça, sin Lionel Messi -lesionado en el codo-, pasó por encima del Inter de Milán, que llegaba a esa cita con una seguidilla de siete victorias al hilo. Los azulgranas solventaron el trámite en el Camp Nou por 2-0 y, con nueve rayas, prácticamente aseguraron la clasificación a octavos.

Era un reto. Había mucha expectación a ver como respondíamos ante esa ausencia (de Messi), era algo que estaba en la cabeza de todos y se notaba en el ambiente, pero hemos respondido bien, explicó Ernesto Valverde, estratega del club catalán.

Pero más estruendoso fue el triunfo logrado en el Signal Iduna Park por el Dortmund, que arrolló por 4-0 al Atlético de Madrid, un club reconocido mundialmente por la eficacia, disciplina y brusquedad de su defensa. El BVB, al igual que Barcelona y Juventus, tiene el 99 por ciento de las papeletas para clasificar a la ronda de cruces.

Ellos fueron superiores, fueron rápidos y precisos, tenían claro cuál era su objetivo y cuando en el fútbol eres contundente, ganas.

Sólo hay que felicitar al rival, enfatizó Diego Simeone, entrenador del Atlético, quien sufrió así la derrota más aparatosa desde que cogió las riendas de la entidad colchonera a mediados de la temporada 2011-2012.

Finalizadas las tres primeras rondas de la fase de grupos, los demás líderes de grupo son el Liverpool en el C con seis puntos, el Porto (7) en el D, el Ajax (7) y el Bayern Munich (7) empatados en el E, el Manchester City (6) en el F, y el Real Madrid (6) y la Roma (6) igualados en el G.

EL MADRID, CASO APARTE

Cuando usted esté leyendo este artículo, el Real Madrid ya jugó -o está a punto de jugar- el superclásico del fútbol español contra el Barcelona en la Ciudad Condal.

Una victoria o incluso un empate, le serviría para tomar -por enésima vez en la historia- un segundo aire en la campaña; un revés provocaría la “decapitación” del entrenador Julen Lopetegui y el ahondamiento de la crisis de resultados.

La reciente victoria por 2-1 sobre el Viktoria Plzen en la Champions fue calificada de pírrica por muchos medios de prensa, aunque la realidad tangible nos relata que los tres puntos quedaron en las alforjas merengues y sus pasajes a octavos de final, como siempre ocurre, están casi listos para certificarse.

Ahora bien, nadie puede olvidar que Florentino Pérez vendió esta temporada a Cristiano Ronaldo, el máximo valedor de las últimas cuatro Champions de la casa blanca, y trajo a Mariano y Vinícius, dos prospectos de enorme talento, pero de escasa experiencia en el primer nivel.

Cristiano es muy grande pero el Madrid es más grande que cualquier jugador, recalcó el brasileño Marcelo, uno de los pilares del equipo merengue, para restar importancia a la salida del portugués.

Si el Real Madrid no compra un delantero centro de garantías en el mercado de invierno, algo bastante complicado, las probabilidades de conservar el trono en la Champions son bastante escasas, e incluso pudieran irse en blanco en todas las competiciones de la temporada, o al menos así coinciden muchos especialistas.

Deja tu comentario