Predominan las mujeres estadounidenses en las elecciones

Washington, 6 nov (PL) Las mujeres estadounidenses se disponen hoy a cambiar el status quo político del país y en las que son consideradas las elecciones más importantes de los últimos tiempos.

En varias contiendas del país están en las boletas féminas, tanto demócratas como republicanas, para marcar un record de participación, algo que análisis señalan se debe, en gran medida, a su interés en frenar el autoritarismo, la demagogia nacionalista blanca y la crueldad desnuda que caracterizó los dos primeros años de gobierno del presidente Donald Trump.

Un artículo de opinión que publica hoy el diario The New York Times “The Women Revol”, (La revuelta de las mujeres), suscrito por Michelle Goldberg,  pregunta si podrán las féminas salvar a América en estas elecciones.

Lo que es único, incluso excepcional, es la forma en que las masas de estadounidenses, especialmente las mujeres estadounidenses, se revelan contra el trumpismo, señala Goldberg.
En el retorno a las urnas estarán en juego 35 asientos para el Senado en Washington, las 435 plazas de la Cámara de Representantes y las sillas de 36 gobernadores estatales, entre otros cargos en disputa.

En un país en el que votan más mujeres que hombres son variadas las interpretaciones, más aun cuando la demócrata Hillary Clinton, en 2016, no pudo ganarle al magnate Trump el asiento presidencial pese a que este no contó con el apoyo de la mayoría de las féminas.

Este sufragio se considera un referendo a la labor del presidente en sus dos primeros años en la Casa Blanca y hechos como la reciente confirmación del juez Brett Kavanaugh, que atrajo la ira de las féminas estadounidenses, pueden motivar a esa parte del electorado a pronunciarse como forma de apoyo o rechazo.

Cabe recordar que en las presidenciales de 2016 cerca del 54 por ciento de las féminas se inclinó por la demócrata Clinton mientras el 42 por ciento lo hizo por Trump, aunque habría que ver en el marco más cerrado de los distritos electorales, y aun en los estados, como se concreta ese sufragio.

El seguimiento de estos comicios evidencia que los demócratas mantienen una ventaja constante en las encuestas genéricas de votación en el Congreso, y un promedio del sitio RealClearPolitics.com sitúa al partido en ventaja en la votación general.

Análisis de medios estadounidenses afirman que las mujeres pueden inclinar la balanza es en los distritos suburbanos de todo el país, en los cuales los republicanos son vulnerables.

Algo que pudiera inclinar la balanza por los candidatos azules es la certeza de que bajo la administración del republicano Trump se deterioró notablemente el diálogo político estadounidense, algo que muchos consideran se exacerbó con su elección y su posterior fracaso en unir a la gente.

Los hechos hacen prever que las del mal llamado sexo débil pueden ser las protagonistas del freno al gobierno y a sus políticas conservadoras, al menos si su voto da el control de la Cámara de Representantes a los demócratas.

Según Goldberg, el hecho de que Trump se convirtiera en presidente es una señal de que este país estaba profundamente quebrantado y en pocas horas, se sabrá si las mujeres pudieron repararlo.

Deja tu comentario