Alfredo Rojas Díaz Durán hace llamado al diálogo en Guatemala

LIBERTAD O MUERTE. LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJA. SOMOS LUCHADORES SOCIALES NO TERRORISTAS. NO QUEREMOS GUERRA PERO NO LE TEMEMOS. NI UN SOLO PRESO MÁS. NI UN MUERTO O DESAPARECIDO, denuncian los luchadores sociales en Guatemala, pues no son respetados, ni tratados con justicia.

Las luchas sociales en defensa de los derechos humanos, del medio ambiente y por la tierra se criminalizan en Guatemala y se encarcela a los luchadores sociales.

Una campaña fuerte existe en el país en contra de los luchadores desarmados, que no son delincuentes porque luchan por ideales de preservación del medio ambiente, por la tierra y a favor de los derechos humanos. El derecho a la vida es una de las razones de la lucha.

Durante 20 años en una zona del departamento de Alta Verapaz los campesinos han sido amenazados y explotados duramente por un empresa llamada Agro Maya.

Este mes de enero recibieron carta en papel membretado, firmado y sellado por el Gerente de aquella Empresa amenazándolos de “dar órdenes para que usen sus armas” los vigilantes privados contratados por ellos. Las razones que argumentaron son:
-que hacen uso del agua para beber y bañarse,
-que usan los caminos ancestrales existentes en la propiedad de la empresa
-cortan, como tradicionalmente lo han hecho, leña para cocinar sus alimentos.
-por último que habían cortado 1 árbol verde. Repetimos y destacamos: UN ARBOL, en un país que desforestan las empresas por miles de árboles al mes.

Hartos de tanta amenaza ocuparon la tierra y exigieron que se les compre y que se retire la Empresa que violando las leyes les impide libre locomoción, acceso a leña, acceso al agua que no es privada, los acusa de ladrones por ser pobres.

La Fundación Turcios Lima fue llamada para asesorar esa lucha contra la empresa y la reacción fue tan explosiva que fueron dos propiedades las que ocuparon, vecina ambas. Pedimos que se integraran a nuestra organización y aceptamos mediar para solucionar el conflicto.

No se ha cortado un solo árbol de hule o de palmito de las empresas afectadas, no hubo violencia alguna y finalmente establecimos Mesa de Diálogo convocada en la Gobernación Departamental dirigida por la Comisión Presidencial de Diálogo.

Luego de 3 reuniones en las que se llegaron a acuerdos para solucionar el conflicto, el día 09/04/2019 se apostaron luego de nuestra entrada al edificio gubernamental, 6 patrullas de la Policía Nacional Civil, con armamento de guerra (fusiles AK47) para capturarnos o al menos intimidarnos.

Convocamos a no menos de 400 efectivos de los Batallones de la Paz, la Producción y la Dignidad de los Mayas para evitar la detención o si esta se producía, lograr el rescate de nuestras personas.

El representante del Ejecutivo, Gobernador del Departamento exigió el retiro del Operativo de la Policía con lo cual se calmó todo.

Detuvimos la llegada de probablemente hasta 600 miembros de nuestra organización y el peligro de daños, posibles heridos y muertos se impidió.

Es inmoral que nos citen a un diálogo pacífico y como una emboscada se preparen con armas de guerra de grueso calibre para encarcelarnos.

Nunca hemos sido encarcelados. Nunca nos dejaremos encarcelar.

No estamos cometiendo delito alguno, estamos solucionando no creando conflictos.

Estamos dialogando no confrontando. Íbamos por buen camino de solución pacífica. Pero otros intereses obscuros se están moviendo para buscar nuestra detención o previsible muerte porque nos opondremos a perder la libertad.

LIBERTAD O MUERTE. LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJA. SOMOS LUCHADORES SOCIALES NO TERRORISTAS. NO QUEREMOS GUERRA PERO NO LE TEMEMOS. NI UN SOLO PRESO MÁS. NI UN MUERTO O DESAPARECIDO.

Pedimos, solicitamos, exigimos la solidaridad nacional e internacional porque los planes para eliminarnos físicamente continúan.

Pedimos su apoyo en declaraciones y en compartir el destino de los que luchamos y no esperar a cantos luctuosos o condolencias por nuestro asesinato que quieren los fascistas y los empresarios antidiluvianos.

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE. VENCEREMOS.