Garrafal error igualar a un descuartizador con un evasor de impuestos: Salinas Pliego

Es grave medir con la misma vara a un asesino descuartizador que a un contribuyente que por error deja de pagar impuestos, advierte el empresario mexicano y asesor del Gobierno de la República, Ricardo Salinas Pliego. Esto de acuerdo a la Reforma Fiscal que propone la nueva administración Federal.

“Nada tiene que ver el pozolero que tasajea gente y los mete a un barril de ácido, con alguien que por error deja de pagar impuestos y nos está dejando en la misma canasta. Y no se vale, ni moralmente ni éticamente, ni en cuestión de justicia, tenemos que pelear ese punto y espero que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, nos escuche, yo tengo confianza que esto podrá llegar a buen final”, expresó el empresario.

Recomendaciones y enseñanzas para los estudiantes de Aguascalientes

Al exponer el tema “Mentalidad y Riqueza, ¿Cómo lograr una prosperidad incluyente?”, ante estudiantes de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. admitió que este tema también ha sido un punto de desencuentro con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“López Obrador ha estado abierto a platicar, siempre y habíamos llevado una muy buena relación, hasta ahora, con el tema de la Reforma Fiscal, que no es que lleve mala relación, pero creo que se está cometiendo un error muy grande”, reiteró.

Salinas Piego, propietario de Televisión Azteca, sugirió a los jóvenes que, si desean formarse como empresarios, tienen que mentalizarse a trabajar de sol a sol y correr riesgos. Asimismo, los incita a instruirse con ciertos libros que les recomendó y no ver series basura que vuelven a uno mediocre.

“Hay que tener mucho cuidado con lo que se meten ustedes, chicos, en la cabeza, no vean películas y series basura, es puro perder el tiempo, eduquen su cabeza, aprendan. Hay una cosa que se llama libros, cuando tu lees un libro, es muy distinto de ver una serie, una película o documental, porque el cerebro trabaja activamente”, recomendó.

Es importante entender que los jóvenes están ante un gran mundo informativo y tecnológico, en el cual es esencial aprender a diferenciar lo que sirve para el enriquecimiento cultural y lo que solamente es un entretenimiento básico y sin aportaciones para el aprendizaje.