Gracias a Lula millones de niños no pasaron hambre, según Nobel de la Paz

Brasilia, 24 oct (Prensa Latina) Gracias a Luiz Inácio Lula da Silva millones de niños dejaron de pasar hambre, afirmó hoy el indio Kailash Satyarthi, Premio Nobel de la Paz 2014, tras visitar al expresidente brasileño en la sureña ciudad de Curitiba.

“Estamos muy agradecidos por el cambio que (Lula) hizo por millones de personas en este maravilloso país. Sabemos que lanzó programas para sacar a millones de personas de la pobreza y el hambre”, indicó el activista de los derechos del niño después de salir de la sede de la Policía Federal en Curitiba, capital del estado de Paraná.

Precisó que, gracias a la contribución del exmandatario, “millones de niños y niñas tuvieron la oportunidad de no ser esclavizados ni morir de hambre”.

Manifestó que aumenta la esperanza de Lula, quien cumple prisión política desde el 7 de abril de 2018, de probar su inocencia.

“Lo he conocido antes y es el mismo hombre, pero más fuerte que nunca y con una gran fuerza en el corazón y en el alma”, señaló.

Apuntó que el fundador del Partido de los Trabajadores tiene la determinación de hacer un mundo mejor y “está muy preocupado por toda la gente de este país. Está preocupado por la política del mundo”.

Refirió que con el expresidente “hablamos de la situación en varios países, principalmente en América Latina. Dijo que está decidido a salir y vivir hasta los 120 años”.

Satyarti es el segundo Premio Nobel de la Paz en visitar a Lula, quien recibe frecuentemente visitas de personalidades extranjeras. El 12 de septiembre lo hizo el ganador de esa distinción en 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel.

El defensor de los derechos humanos estuvo acompañado en la ocasión por el sociólogo y periodista español Ignacio Ramonet.

Anteriormente, en febrero, el arquitecto de profesión alertó que temía por la vida del exsindicalista y admitió creer en la justicia, pero no en el sistema judicial.

Denunció que condenaron a Lula porque “sacó a 36 millones de brasileños de la miseria extrema, del hambre, de la marginalidad, de la grave situación que vive el pueblo de Brasil”.