Polémica por el suicidio asistido en Canadá

Ottawa, 13 ene (Prensa Latina) De la polémica a la consulta popular avanza hoy aquí el tema de la ayuda médica para morir, conocida popularmente como suicidio asistido, en medio de interrogantes y discusiones entre los canadienses.

Esa ayuda médica al suicidio incluye actualmente el “uso de fármacos por parte de un facultativo o enfermera, con el objetivo de causar la muerte de una persona a pedido de la misma”, precisaron fuentes del ministerio de Justicia canadiense.

Para que proceda debe contar con la prescripción de medicamentos por profesionales “que la persona puede utilizar para procurarse su propia muerte”, refiere la normativa vigente en el país.

Ese texto podría modificarse y para ello el Gobierno cuenta con tiempo limitado hasta el 11 de marzo, precisó en un informe sobre el asunto Radio Canadá Internacional.

Las autoridades federales alistan una consulta popular para conocer la opinión de los pobladores sobre las adecuaciones que deberían incluirse en la norma respectiva, tras un fallo judicial que critica los límites de la ayuda.

Limitar la asistencia médica para el suicidio a las personas que se encuentran en estado de muerte inminente constituye una decisión inconstitucional, dictaminó el 11 de septiembre pasado la Corte Superior de Quebec.

El primer ministro, Justin Trudeau, acepta y respeta la decisión de la Corte y anunció que la norma nacional será modificada en consecuencia, para adaptarla a los criterios definidos por la justicia.

La ley vigente sólo otorga a las personas que están en la última etapa de su enfermedad el recurso a la asistencia de un profesional de la salud para poner fin a sus padecimientos.

Hasta el presente las autoridades canadienses fundamentaron su postura a solo permitir la práctica en personas a punto de morir como un resguardo contra las presiones eventuales contra enfermos graves.

La prensa local mostró casos en los que los beneficiados con el suicidio asistido, actuaron contra su voluntad, presionados por familiares u otros allegados e interesados, para empujarlos a poner fin a sus días.

Actualmente se basa el procedimiento en criterios de  elegibilidad, para lo cual existen una serie de requerimientos a cumplir por los aspirantes.

Incluye tener derecho a los servicios de salud financiados por los sistemas públicos federal o provinciales, contar con 18 años de edad o más y ser mentalmente competente.

Además, tener una condición médica grave e irreversible, formular un pedido voluntario de recibir la asistencia y dar un consentimiento informado para aplicar el procedimiento.

Por lo tanto en México:

Darán a conocer los gobiernos estatales inconformes con el INSABI