Nuevos análisis antidoping en muestras de Tour de Francia 2017

Bruselas, 30 may (Prensa Latina) Las muestras de sangre del Tour de Francia de 2017 se volverán a analizar por supuestas anomalías en torno al doping que salieron a la luz en la Operación Aderlass, explica hoy el rotativo flamenco Het Nieuwsblad.


La Unión Ciclista Internacional ya había anunciado en noviembre último una solicitud a la Fundación Antidopaje en el Ciclismo para reanalizar las muestras de las temporadas del Tour de 2016 y 2017, tras recibir información de las autoridades policiales austríacas durante la investigación Aderlass.


De acuerdo con Het Nieuwsblad (El Periódico, traducido al español), el nuevo análisis se centra en un producto de dopaje sin nombre de origen estadounidense, con especial énfasis en el análisis de las muestras del Tour de Francia de 2017.


Los nuevos exámenes, añade, se realizarán en los laboratorios de Seibersdorf, Austria, y Colonia, Alemania.


Citado por el rotativo, Peter Van Eenoo, jefe de uno de los laboratorios, explicó que “en aquel momento, había una serie de sustancias prohibidas que no estaban disponibles en el mercado farmacéutico habitual y para las que no existían métodos óptimos de detección en los laboratorios”.
Esos métodos han sido mejorados, advirtió.


Hasta el momento, ocho ciclistas profesionales de seis países -Austria, Alemania, Suiza, Croacia, Eslovenia e Italia– ya han sido implicados en la investigación sobre red de dopaje de la Operación Aderlass.


El podio del Tour de Francia de 2017 estuvo compuesto por el campeón británico Chris Froome, el colombiano Rigoberto Urán, segundo, y el local Romain Bardet, tercero.