Protesta masiva repudia asesinato de Floyd

Washington, 6 jun (Prensa Latina) Mientras la Casa Blanca permanecía rodeada por vallas de seguridad y grandes camiones y Humvees militares bloqueaban el acceso, protestas masivas contra los abusos policiales ocurrieron hoy en diferentes puntos de esta capital.


Desde la mañana, una gran multitud se reunió para escuchar a los oradores en el Memorial a Lincoln, el mismo sitio que presenció un momento icónico del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos: el discurso de Martin Luther King en 1963 sobre sus sueños de igualdad.


Muchos de los manifestantes llevaban carteles anti-Trump y otros que mostraban enojo ante la brutalidad policial y la opresión racial que tantas vidas ha cobrado en la nación norteña.


También había muchas personas junto a sus hijos menores, en lo que se registra ya como una de las mayores protestas de los últimos años en la capital del país.


Freedom Plaza y Capitol Hill fueron punto de reunión de otros manifestantes, en tanto varias decenas decidieron caminar por los barrios residenciales para expresar su rechazo al asesinato de Floyd y las prácticas racistas que persisten.


Las personas llenaron la calle 16, cerca de la Casa Blanca, marcharon por la calle K y se concentraron en el barrio chino, en tanto otra multitud ocupó buena parte de una carretera interestatal exigiendo el fin de la violencia policial.


En las cercanías de la Casa Blanca, la alcaldesa de la capital estadounidense, Muriel Bowser, se unió a los manifestantes y los felicitó por mantener una protesta pacífica.


También celebró el empuje del Ejército “lejos de nuestra ciudad”.


“Mientras hacemos que se escuchen nuestras voces, por favor continúen cuidándose unos a otros. Está abarrotado y muchos niños ahora también se están manifestando pacíficamente”, expresó Bowser por medio de su cuenta en Twitter.


En este segundo fin de semana consecutivo de protestas se mantuvo una fuerte presencia policial y militar en el centro de la ciudad de Washington, aunque hasta el momento las manifestaciones se mantienen de forma pacífica.


Las protestas estallaron la semana pasada en todo el territorio de Estados Unidos en repudio por el asesinato de George Floyd, un hombre negro desarmado y asesinado por un oficial de policía blanco de Minneapolis que se arrodilló en su cuello durante más de ocho minutos, hasta asfixiarlo.


Como consecuencia de este hecho, el oficial Derek Chauvin enfrenta ahora un cargo de asesinato en segundo grado, y otros tres oficiales fueron acusados por ayudar e instigar.


Pese a la ola de demandas y repudio nacional e internacional, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue criminalizando a los manifestantes y aboga por utilizar contra ellos fuerzas militares para lograr la “dominación total”.