Provoca Boris Johnson otra tormenta política en Reino Unido

Londres, 7 jul (Prensa Latina) Los comentarios del primer ministro Boris Johnson sobre supuestas negligencias en los asilos de ancianos a la hora de enfrentar la Covid-19 provocaron hoy una nueva tormenta política en el Reino Unido.


Durante una visita la víspera a Yorkshire, Johnson dijo que en muchas residencias de ancianos, donde se estima que han fallecido casi 20 mil personas a causa del nuevo coronavirus, no se siguieron los procedimientos de la forma debida.


Aunque un vocero del gobierno intento poco después minimizar los dichos del primer ministro, al asegurar que el gobernante conservador no quiso culpar a esas instituciones sino señalar que en un primer momento nadie sabía cuál era la forma correcta de lidiar con la enfermedad, el mal ya estaba hecho.


En declaraciones este martes a la emisora Radio 4 de la BBC, Mark Adams, director ejecutivo de la organización Community Integrated Care, a cargo de una red de hogares de ancianos en Inglaterra y Escocia, calificó de torpes y cobardes los comentarios de Johnson.


Si de verdad esa es su opinión, creo que estamos a punto de entrar en una realidad alternativa kafkiana donde el gobierno pone las reglas, nosotros las seguimos, a ellos no les gustan los resultados, y entonces niegan haberlas puestos, y culpan a la gente que estaba tratando de hacerlo lo mejor posible, afirmó Adams.


El directivo recordó además que los asilos de ancianos tienen que conseguir la mayor parte de los equipos de protección personal para sus trabajadores, y apenas ahora es que tienen acceso suficiente a las pruebas de la Covid-19.


Vic Rayner, directora del National Care Home Forum, que representa a 120 organizaciones benéficas del Reino Unido, apuntó, por su parte, que los comentarios de Johnson no eran ni certeros ni bienvenidos.


El opositor Partido Laborista también se sumó a las críticas contra el primer ministro, por intermedio de la ministra de Atención Social en el llamado gabinete a la sombra, Isabel “Liz” Kendall.


Boris Johnson debería asumir la responsabilidad y resolver la crisis que padece la atención social, no culpar a las residencias de ancianos por los errores del gobierno, afirmó la parlamentaria.


La Oficina Nacional de Estadísticas reportó este martes que entre el 2 de marzo y el 20 de junio pasados se registraron 66 mil 112 muertes en los hogares de ancianos de Inglaterra y Gales, y de esa cifra, 19 mil 394 estuvieron relacionadas con el nuevo coronavirus.


El Reino Unido, donde el Departamento de Salud solo contabiliza como víctimas de la Covid-19 a los pacientes que dieron positivo a la enfermedad, acumula hasta el momento 44 mil 236 decesos y 285 mil 768 casos positivos a la pandemia.