Abuchean a Trump en homenaje a la jueza Ruth Bader Ginsburg

Washington, 24 sep (Prensa Latina) Fuertes abucheos recibieron hoy al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando asistió a la Corte Suprema del país para rendir tributo a la destacada jueza Ruth Bader Ginsburg, fallecida el pasado viernes.


Medios norteamericanos de prensa reportaron que cuando el mandatario republicano apareció en los escalones superiores del máximo tribunal del país, escuchó las condenas de manifestantes que comenzaron a gritar “voten para sacarlo”, en referencia a los comicios del venidero 3 de noviembre, cuando buscará la reelección.


Otros cánticos pidieron al gobernante “honrar su deseo”, para demandar que Trump no nombre un reemplazo para el puesto de Ginsburg en la corte de nueve miembros.


Numerosas voces en el país consideran que realizar esa nominación es una tarea, no para el actual jefe de Estado, sino para quien resulte vencedor en las elecciones.


Trump ha prestado oídos sordos a ese deseo de la magistrada liberal y a las demandas sobre el tema de los demócratas y otros sectores del país, y adelantó que el sábado dará a conocer el nombre de su propuesta para ocupar el puesto vacante.


Para que ese nombramiento sea efectivo debe ser confirmado por el Senado del país, donde los legisladores republicanos, quienes son mayoría, respaldan la decisión del presidente de designar rápidamente un nuevo juez que incline todavía más a favor de los conservadores el balance de la Corte Suprema.


Los miembros de la fuerza roja defienden esa postura a pesar de que hace cuatro años, cuando el expresidente demócrata Barack Obama (2009-2017) quiso nombrar un reemplazo tras la muerte del juez Antonin Scalia, fueron ellos mismos quienes se negaron a considerar al candidato bajo el pretexto de la cercanía de los comicios.


El escenario de rechazo vivido por Trump este jueves fue un reflejo de cómo grandes sectores del país no están de acuerdo con su decisión de seguir adelante con una nominación de este tipo en un año electoral.


La visita del mandatario para “prestar sus respetos” tampoco fue bien vista por quienes recuerdan que el jefe de la Casa Blanca arremetió en ocasiones contra Ginsburg, una figura icónica del país a quien una vez Trump llamó “farsante”.


De acuerdo con la cadena de televisión CNN, esta semana se han formado largas filas de personas que fueron a rendir homenaje a la magistrada, entre ellas padres que traen a sus hijas para honrar a la primera jueza en reposar en el máximo tribunal.


La publicación digital Axios señaló que los abucheos de hoy marcan una rara ocasión en que el presidente se vio obligado a enfrentarse públicamente a una multitud hostil, ya que suele evitar los espacios donde sabe que tiene numerosos detractores, y prefiere moverse en lugares repletos de seguidores.

Más noticias: