Aumenta temor en EE.UU. sobre violencia postelectoral

La Habana, 30 oct (Prensa Latina) A pocos días de las elecciones generales estadounidenses, un ambiente de temor caracteriza hoy la situación del país, ante posibles brotes de violencia entre partidarios del presidente Donald Trump, y del candidato demócrata, Joe Biden.


En reiteradas ocasiones en los últimos meses el gobernante rechazó un compromiso serio con una entrega pacífica y ordenada de la jefatura de la Casa Blanca, en caso de que pierda en la contienda, y llegó a sugerir que su victoria es el único resultado legítimo.


Trump reitera que si no triunfa frente al aspirante demócrata, está listo para impugnar el resultado en los tribunales o incluso en las calles.


Desde principios de 2020, en Estados Unidos hubo disturbios civiles tras la muerte de George Floyd en mayo y otros eventos similares de violencia policial, y ahora se esboza un escenario de ingobernabilidad frente a unas elecciones polémicas y reñidas, cuyo probable desenlace resulta una incógnita.


Posibles disturbios


El gobernador de California, Gavin Newsom (demócrata), prepara a su estado para eventuales disturbios civiles luego de las elecciones generales del próximo martes, según informó este viernes el portal digital Politico.


Queremos garantizar no solo el proceso de votación, sino también mantener a las personas a salvo después de las elecciones para lo que pueda ocurrir, dijo Newsom a dicho sitio de análisis, sobre un posible caos en la noche del 3 de noviembre, aunque el funcionario no entró en detalles sobre los planes.


Otras demarcaciones en todo el país implementan medidas de precaución debido al crecimiento de los temores por una posible violencia después de las elecciones de 2020.


A principios de octubre, una encuesta de YouGov reveló que el 56 por ciento de los votantes cree que habrá un aumento de la violencia después de los comicios generales.


Los funcionarios de Chicago realizaron recientemente un simulacro de “todos los peligros”, y valoraron cómo enfrentarían las amenazas y la violencia relacionadas con las elecciones.


La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot (demócrata), dijo el 27 de octubre en una conferencia telefónica: “Nos estamos preparando para lo peor, lo que hacemos es para garantizar la seguridad”.


Un indicio de que los líderes políticos y militares del país prevén graves disturbios tras los comicios generales, es el hecho de que la Guardia Nacional (GN) de los estados alistan sus planes de contingencia en la actual coyuntura.


Sus misiones van desde ayudar ante eventuales ataques cibernéticos, trabajar en las urnas y actuar para reprimir probables protestas postelectorales.


La pandemia de la Covid-19, que alcanza niveles inusitados en la nación norteña en medio del proceso final para las elecciones, presenta desafíos adicionales que requieren el uso de la GN para apoyar la elección.


La especulación se centró en el posible despliegue de tropas por parte de Trump para sofocar protestas, algo que los militares recomendaron no hacer en junio, pero que el gobernante puede hacerlo si así lo decide, invocando la Ley de Insurrección de 1807.


Steve Abbot, un almirante retirado de la Marina estadounidense que respalda a Biden, dijo recientemente a la agencia Reuters que el peligro de que el mandatario acuda a ese estatuto que tiene más de dos siglos, pero está vigente, “sin duda preocupa a los uniformados y sus jefes en el Pentágono”.


La Ley de Insurrección permite el uso de tropas en servicio activo o de la GN  para el cumplimiento de la ley federal en casos en los que “la rebelión contra la autoridad de Estados Unidos hace que sea impracticable hacer cumplir las leyes federales a través de procedimientos judiciales”.


La Guardia Nacional se alista


Por otra parte, funcionarios de la GN en varios están en contacto permanente con los departamentos de policía sobre lo que pueden necesitar en caso de que la situación de seguridad se deteriores.

“Tuvimos una serie de reuniones de planificación, solo para tener una variedad de opciones que podrían estar disponibles”, dijo el general Jeff Holmes, del estado mayor de la GN de Tennessee.


Directivos de ese cuerpo castrense en Nebraska, Washington y Wisconsin explicaron en una conferencia de prensa el 28 de octubre estas y otras preocupaciones.


La Ley Marcial


A tal punto circulan versiones sobre este asunto en Internet, que algunos especialistas sugieren que el jefe de la Casa Blanca podría invocar la Ley Marcial (LM) en caso de una grave crisis de gobernabilidad, tras conocerse los resultados de los comicios.


El tema lo aborda la especialista Sarah Sicard, en un artículo en el periódico Military Times, publicación especializada en temas castrenses.


La autora cita a Bill Banks, profesor de Syracuse University, experto en temas constitucionales y de seguridad nacional, quien asegura que el miedo en la población norteamericana “es comprensible, porque  dicho estatuto está  plenamente vigente.


A lo largo de la historia de Estados Unidos, los funcionarios federales y estatales pusieron en práctica esa legislación al menos 68 veces.


Ante este escenario probable de caos, inspirado por reiteradas declaraciones agresivas del presidente Trump, aumentan los temores entre los estadounidenses de que el martes 3 de noviembre, día de los comicios generales, se viva un ambiente de violencia y amenazas a sus vidas y propiedades.


Quizás por eso, advierten expertos, muchos ciudadanos pudieran abstenerse de asistir a las urnas ese día, más allá del tradicional abstencionismo característico de la nación norteña.


También por la misma causa una buena parte de los electores ejercieron su derecho mediante votación adelantada, ya sea en persona o por correo, para evitar andar por las calles el 3 de noviembre.

Más noticias: