EE.UU. culmina su retirada del Tratado de Cielos Abiertos

Washington, 22 nov (Prensa Latina) Estados Unidos abandonó formalmente hoy el Tratado de Cielos Abiertos, seis meses después de que el gobierno de Donald Trump anunció la polémica decisión, la cual generó fuertes críticas dentro y fuera del país.


De ese modo, la nación norteña deja de participar en el mecanismo de 34 países miembros, firmado en 1992, pero que entró en vigor 10 años después, y Trump continúa la práctica mantenida durante toda su administración de abandonar numerosos convenios internacionales.


El tratado permite a los participantes realizar vuelos de reconocimiento cortos y desarmados sobre los otros miembros para recopilar datos acerca de sus fuerzas y las actividades militares que realizan.


Al notificar en mayo pasado la decisión de abandonarlo, el secretario de Estado, Mike Pompeo, atribuyó la medida a un supuesto incumplimiento de lo establecido en el acuerdo por parte de Rusia.


En ese momento el jefe de la diplomacia norteamericana manifestó que podrían reconsiderar la retirada en caso de que  Moscú “regrese al pleno cumplimiento del tratado”, pero el Departamento de Estado confirmó este domingo que se completó la salida estadounidense.


Transcurridos seis meses, la retirada de Estados Unidos entró en vigor el 22 de noviembre de 2020, y Estados Unidos ya no es un Estado parte del Tratado de Cielos Abiertos, indicó la entidad federal en un comunicado.


Cuando Washington comunicó a las demás partes su decisión, los diarios norteamericanos advirtieron que esa acción implicaba el riesgo de generar otra brecha con los aliados europeos, algunos de los cuales instaron a Trump a permanecer en el pacto.


Este movimiento representó la tercera ocasión en que el mandatario renunció a un importante mecanismo de control de armas, luego de que en 2018 retiró a su nación del acuerdo nuclear alcanzado entre Irán y seis potencias mundiales; y de que en 2019 hizo lo mismo con el Tratado de Armas Nucleares de mediano y corto alcance.


Los demócratas del Comité de Relaciones Exteriores del Senado cuestionaron en junio la legalidad de esa retirada, dada la cercanía de los comicios del 3 de noviembre, en los cuales Trump fue derrotado por el demócrata Joe Biden.


El momento de su decisión, menos de cinco meses antes de una elección, también es sospechoso. Comenzar la salida de Estados Unidos Tratado de Cielos Abiertos, sin cumplir con la legislación nacional o la práctica constitucional, es una maniobra política obvia en un intento de vincular a una futura administración, manifestaron.


Un análisis publicado esta semana por la Institución Brookings apuntó que, cuando asuma el cargo, Biden debería considerar la posibilidad de volver a firmar el acuerdo, aunque estimó que eso requeriría acciones legales creativas.

Más noticias: