UAM tras nanopartícula de celulosa de lirio acuático

México, 4 ene (Prensa Latina) La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) trabaja activamente en el aislamiento asistido enzimáticamente de nanopartículas de celulosa de alta calidad a partir de tallos de lirio acuático, reveló hoy el doctor Gregorio Juárez.


El catedrático dirige un grupo interdisciplinario de profesores de la Unidad Iztapalapa y egresados del Posgrado en Biotecnología, quienes obtuvieron el Premio a la Investigación 2020, con el que la UAM reconoce las aportaciones científicas y humanísticas de sus académicos.


Dicho proyecto, ganador en el área de Ciencias Biológicas y de la Salud, está dirigido a la obtención de nanopartículas de celulosa del lirio acuático, que en principio tendría dos campos de potencial aplicación: la fabricación de semiconductores de escala nanométrica y como acarreador de moléculas activas en seres vivos.


Ernesto Favela Torres, adscrito al Departamento de Biotecnología, expuso en declaraciones a periodistas que en la Institución se han desarrollado indagaciones con lirio acuático desde hace más de 30 años, patrocinadas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Educación, Ciencia de la Ciudad de México.


El objetivo ha sido proponer opciones de uso de esta planta, considerada invasiva y cuya presencia detona muchos problemas a la pesca, la navegación y a las presas con funciones en la hidroelectricidad, entre otras actividades, pero que también puede ser empleada como materia prima para la elaboración de diversos productos.


Dijo que han impulsado varias iniciativas a partir de esa especie, como la obtención de etanol, biogás, enzimas y compostas, así como en la preparación de prebióticos, un estudio que “fue exitoso y nos condujo a la solicitud y la obtención de una patente por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual”.


En este caso, el propósito fue lograr nanopartículas de alta calidad a partir de la fracción celulósica del tallo de lirio acuático y para ello, una vez extraída la sustancia, se sometió a tratamientos termoquímico, peróxido alcalino e hidrólisis enzimática, mediante un complejo celulolítico creado por una empresa de biotecnología.


Como antecedente de este trabajo, está la experiencia del doctor Juárez Luna en el aislamiento de celulosa de matrices complejas en todo lo verde de la naturaleza, por lo que propuso evaluar la posibilidad de construir nanocristales de buena calidad de este biopolímero.