Explota Trump y la incitación al caos en su país

Washington, 6 ene (Prensa Latina) El presidente estadounidense, Donald Trump, repitió hoy las mentiras que inflamaron las tensiones en el país y llevaron a sus partidarios a irrumpir en el Capitolio, incluso en un supuesto llamado a mantener la paz.


Mediante un video divulgado en la red social Twitter, el gobernante republicano instó a las personas que allanaron el Congreso este miércoles a regresar a sus hogares y a respetar la ley y el orden, pero tal pronunciamiento es considerado por numerosas voces como tardío e insuficiente.


“Tienen que irse a casa ahora. Tenemos que tener paz”, manifestó el jefe saliente de la Casa Blanca, quien habló en esos términos horas después de que estallara la violencia y el vandalismo en las instalaciones legislativas.


Los problemas se desataron debido a que una multitud a favor de Trump asaltó el Capitolio en la misma jornada en la cual el Senado y la Cámara de Representantes debían confirmar la victoria del demócrata Joe Biden frente al mandatario en los comicios del pasado 3 de noviembre.


Desde la divulgación de los resultados de esas elecciones, el gobernante se niega a reconocer su derrota y lanza continuas e infundadas acusaciones de fraude, las cuales mantiene todavía a pesar de que decenas de demandas legales interpuestas por su campaña fueron desestimadas en las cortes de justicia.


El video publicado hoy por Trump solo apareció después de que legisladores de ambos partidos lo instaron públicamente a hablar con fuerza contra los disturbios, y luego de escribir tuits con tibios llamados a la calma, sin condenar nunca la actitud de los manifestantes.


Según el diario The New York Times, las escenas de violencia y disrupción vistas este miércoles, que obligaron a detener el escrutinio de los votos electorales y a evacuar el edificio, “sacudieron el núcleo de la democracia estadounidense”.


Dichos sucesos llevaron a la alcaldesa de Washington D.C., la demócrata Muriel Bowser, a decretar un toque de queda en toda la ciudad durante 12 horas desde las 18:00, hora local, de hoy.


También por los acontecimientos, que dejaron una mujer muerta tras recibir heridas de bala en el pecho, fueron activados unos mil 100 integrantes de la Guardia Nacional pertenecientes a esta capital.


Pese a ese fatal desenlace, a las imágenes difundidas en redes sociales que mostraron peleas entre los partidarios de Trump y la policía, y a los hechos de vandalismo contra oficinas de los legisladores, el gobernante se ha negado a condenar los acontecimientos.


“Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral aplastante y sagrada es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias de los grandes patriotas que han sido tratados mal e injustamente durante tanto tiempo. Vayan a casa con amor y en paz. ¡Recuerden este día para siempre!”, expresó Trump.


Además, en el mensaje emitido en video, mostró simpatía por los manifestantes al decirles: “conozco su dolor, sé que están heridos, tuvimos una elección que nos fue robada”, palabras que nuevamente fueron pronunciadas sin mencionar pruebas para sustentarlas.


Dada esta postura del jefe de Estado y su persistente ataque al proceso electoral, diversas figuras acusaron a Trump y a algunos de sus aliados en el Congreso de ser responsables del caos y la violencia.
“El presidente y todos los republicanos que incitaron y alentaron este comportamiento deben denunciarlo de inmediato”, anotó en Twitter la representante demócrata Nydia Velazquez.
Asimismo, la también congresista de la fuerza azul Diana DeGette consideró que lo ocurrido no fue una protesta, sino un intento de golpe de Estado.


“Nunca pensé que vería el día en que nuestro propio presidente intentaría derrocar a nuestro gobierno porque perdió una elección”, agregó.
Por su parte, el senador republicano Mitt Romney divulgó por escrito la declaración que pretendía pronunciar en la sesión conjunta del Capitolio, en la cual algunos de sus colegas republicanos buscaban obstaculizar la confirmación del triunfo de Biden.


“Lo que pasó aquí hoy fue una insurrección, incitada por el presidente de Estados Unidos. Aquellos que decidan seguir apoyando su peligrosa táctica al objetar los resultados de unas elecciones legítimas y democráticas serán vistos para siempre como cómplices de un ataque sin precedentes contra nuestra democracia”, estimó Romney.