Gobierno debe entender los movimientos feministas como demandas legítimas al Estado mexicano

*Rechazo a la violencia institucional que se ejerce en contra de las mujeres y niñas desde todos los órdenes y niveles de gobierno

Javier Divany Bárcenas

México 8 de marzo

El PRI en la Cámara de Diputados expresó su rechazo a la violencia institucional que se ejerce en contra de las mujeres y niñas desde todos los órdenes y niveles de gobierno. “Nuestra responsabilidad es proteger a las víctimas, no defender a los agresores”, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

Encabezados por el coordinador, René Juárez Cisneros la bancada priista llamó a las autoridades a entender a los movimientos feministas como demandas legítimas al Estado mexicano, “que ha fracasado en su obligación de garantizar los derechos de las mexicanas”.

“Hemos cambiado las leyes, impulsado políticas y mejorado las instituciones, pero no se ha resuelto el problema, millones de mujeres y niñas siguen siendo víctimas de injusticias y discriminación por su condición de género al nacer”, expresó.

“Candidatos, líderes de partidos, diputados locales y federales, senadores, jueces, magistrados y ministros, titulares de los poderes ejecutivos municipales, estatales y federal, tenemos la responsabilidad moral y legal de evitar que agresores de mujeres sigan o lleguen al poder político. No se le puede fallar a las víctimas”, señala el partido.

“Es preciso que desde todas las esferas del poder se apoyen propuestas que vienen de la sociedad civil, para que se institucionalice la 3 de 3 contra la violencia, evitando que quien tenga acusaciones, denuncias o sentencias por ser deudores alimentarios, agresores sexuales o responsables de violencia familiar, aspiren a ocupar algún cargo de servicio público; pues quien viola un derecho no puede estar facultado para tutelarlo”, abundó.

Es indignante e inaceptable que desde el poder se abra la puerta a la impunidad, “en una nación como la nuestra en la que cada cuatro minutos se viola a una de nuestras niñas, jóvenes o adultas; cada día son asesinadas alrededor de 11 mujeres que son hijas y madres, y hay millones de víctimas sin sentencia ni justicia”, enfatizan los priistas.

Concluye: “Para que los discursos se conviertan en hechos, se debe romper el pacto que protege y calla frente a los presuntos agresores, ese pacto que mantiene viva la violencia en contra de nuestras niñas y mujeres en todo el país”.

Más noticias: