Arranca juicio por asesinato de George Floyd

Washington, 29 mar (Prensa Latina) El juicio del expolicía de Minneapolis Derek Chauvin, acusado de matar a George Floyd, comenzó hoy en medios de protestas de grupos de defensa de los derechos civiles que demandan justicia.


Los abogados se preparan para presentar el caso del asesinato de Floyd, 10 meses después de su muerte, la cual desencadenó una ola de protesta en todo el país contra la violencia de la policía contra los negros y otras minorías.


Medios de prensa destacan este lunes como murió Floyd bajo custodia policial lo que se observa en las imágenes de seguridad, los vídeos de los testigos y los documentos oficiales, los cuales evidencian el accionar de los agentes se convirtió en fatales, según una reseña del diario The New York Times.


Floyd, de 46 años, un portero de discoteca originario de Houston que había perdido su trabajo en un restaurante cuando se produjo la pandemia de coronavirus, falleció el 25 de mayo.
Su muerte desencadenó grandes protestas en Minneapolis, y desató la ira en todo el país en momentos que estaba en desarrollo la campaña presidencial, según el Times.


Uno de los agentes implicados, Chauvin, fue detenido y acusado de asesinato en segundo grado, mientras otros tres uniformados fueron acusados de complicidad.


Según medios de prensa, el proceso por la muerte de Floyd será inusual por muchas razones, entre ellas, se retransmitirá en directo desde Minneapolis, la asistencia será muy limitada debido al coronavirus, y el interés del público en el caso puede convertirlo en uno de los juicios de mayor repercusión de los últimos tiempos.


Luego de las declaraciones de apertura del proceso este lunes, el testimonio de los testigos y la presentación de pruebas por parte de los abogados deberían durar varias semanas antes de que el jurado comience a deliberar sobre el veredicto en un proceso que se inscribe dentro de la justicia racial.


En sus valoraciones el Times señala que en Estados Unidos rara vez se responsabiliza a los agentes de policía por matar a personas en el trabajo, especialmente a los negros, y el juicio es una prueba de si el sistema de justicia penal cambió tras la muerte de  Floyd.


El caso es el juicio por brutalidad policial más importante desde la paliza a Rodney King en Los Ángeles a principios de la década de 1990 y que acaparó importantes espacios en esa época.


Al respecto, el reverendo y activista por los derechos civiles, Al Sharpton, demandó justicia contra una acción de la policía que calificó de “deliberada e intencional” y que desencadenó una de las mayores protestas registradas en la nación.


Según medios de prensa otros juicios relacionados con la policía en los que la raza puede haber jugado un papel pusieron a prueba la capacidad de los tribunales para alcanzar veredictos justos en medio de una intensa presión pública.