Julio Valera factor de División en el PRI de Hidalgo

Por Sabas Hernández

Las campañas electorales trajeron consigo importantes movimientos en el PRI Hidalgo. La salida de Erika Rodríguez formalizó lo que era una verdad a voces, ella no sólo era una dirigente gris y sin poder, sino que el que mandaba es el hoy presidente Julio Valera.
 
Valera manda y eso lo demuestra porque horas antes de asumir la presidencia del tricolor, bajó de manera grosera y abusiva de la candidatura a la líder de las mujeres en el estado, Paola Jazmín Domínguez Olmedo, a quien para callarla y evitar denunciara violencia política de género le ofreció la Secretaría de Organización del tricolor.
 
El motivo del desprecio a la líder y su género fue encumbrar con una candidatura a su secretario particular, lo que tiene a las mujeres priistas furiosas ya que si su líder no es tomada en cuenta para una candidatura, menos las seccionales y quienes se encargaran de promover el voto.
 
A los actos de violencia política de género contra Erika Rodríguez y Paola Domínguez se suma una mujer más, la serrana Carolina Viggiano, de quien Valera finge que no existe y omite invitarla a los eventos del partido, como el arranque de campañas de este domingo.
 
Esto no es todo, también desprecia a Israel Félix, cercano de Omar Fayad Meneses, ya que ha señalado a sus cercanos que, de darse un choque de trenes entre el edil mineralense y Viggiano, él será el candidato a la gubernatura.
 
Flaco favor de hace Julio Valera a su primo el gobernador Omar Fayad al enfocarse en el poder y no en la elección, lo que podría costarle al tricolor un triunfo contundente que con una buena dirigencia sería cosa fácil debido al buen trabajo del gobernador.
 
Valera no ve o no quiere ver que esta será una contiende de estructura y por ello hay que hacer labor de tierra y no acarrear gente a cambio de 200 pesos, como ocurre este domingo en el fastuoso arranque de campaña en el huracán, donde lejos de mostrar músculo, provoca el enojo de los miles de acarreados a los que se les hace esperar durante horas.
 
Con estos tropiezos y falta de lealtad de Valera hacia el gobernador, sus horas en el PRI estarán contadas, la derrota del 6 de junio le costará la cabeza.

Más noticias: