Pide ONU una industria extractiva inclusiva y equitativa

Naciones Unidas, 25 may (Prensa Latina) El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió hoy que los recursos generados por las industrias extractivas se gestionen de forma sostenible, inclusiva y equitativa y dejen de beneficiar solamente a las élites.


Ese sector genera grandes entradas de divisas, inversión extranjera directa e ingresos gubernamentales, tiene el potencial de impulsar el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, además, su extracción desempeña un papel dominante en las economías de 81 países, significó.


Dichas naciones, precisó Guterres, representan una cuarta parte del Producto Interior Bruto mundial, la mitad de la población global y casi el 70 por ciento de las personas que viven en la pobreza extrema.


Durante una mesa redonda internacional sobre la transformación de las industrias extractivas para el desarrollo sostenible, destacó la dicotomía a la que se enfrentan las naciones poseedoras de recursos minerales.


Por un lado, apuntó, están males como la corrupción, la explotación, o la degradación medioambiental, pero por otro los recursos que puede llegar a generar para sus habitantes.


“Nuestra responsabilidad compartida es garantizar que los beneficios de los recursos minerales lleguen a todas las personas de la sociedad, no sólo a las élites, salvaguardando al mismo tiempo el entorno natural presente y para las generaciones futuras”, advirtió.


Guterres explicó que gestionar ese sector de forma sostenible, inclusiva y equitativa significa contar con las necesidades y los derechos de las mujeres, los pueblos indígenas, las comunidades locales y otras partes interesadas excluidas del diseño y los beneficios de las operaciones extractivas.   

El secretario general de la ONU señaló que las industrias extractivas podrían ofrecer una mejor vida en esos colectivos mediante más y mejores oportunidades de empleo con mayores inversiones en las comunidades locales, con la condición de que éstas se ejecuten de forma respetuosa con sus derechos humanos.


De acuerdo con el titular de la ONU, esa rama productiva puede impedir que se agraven las desigualdades con una distribución justa de sus ganancias, en consonancia con el desarrollo, lo cual es especialmente importante para los nuevos minerales y metales vinculados a la revolución tecnológica.