Presentaron senadores republicanos su plan de inversiones

Washington, 27 may (Prensa Latina) Varios senadores republicanos estadounidenses presentaron hoy un proyecto de inversiones en infraestructura por 928 mil millones de dólares, como contrapropuesta de su partido al plan del presidente Joe Biden y sus aliados.


La nueva iniciativa reduce de forma significativa el monto de 1,7 billones propuesto por el jefe de la Casa Blanca, e incluye 506 mil millones para la reparación y modernización de carreteras, puentes y otras grandes obras, así como 98 mil millones para actualizar los servicios de regulación del tránsito.


Esta oferta presentada hoy es sustancialmente más amplia que la de 568 mil millones anunciada en abril por un grupo de senadores republicanos liderados por Shelley Moore Capito (R), quien señaló este jueves su disposición a negociar sobre el tema y destacó que existe un diálogo positivo con la Casa Blanca.


El resumen de una página entregado a la prensa sobre la propuesta republicana no contiene detalles sobre cómo se pagaría el monto asignado a este plan, y este es precisamente uno de los aspectos más polémicos entre las partes, pues Biden pretende  incrementar la tasa tributaria de 21 a 28 por ciento para las corporaciones estadounidenses.


Según el diario The Hill, el grupo republicano se mantuvo dentro de los límites de su plan original y dejó otra vez fuera algunas de las prioridades de “infraestructura humana” de la oferta de Biden, como una propuesta de 400 mil millones para subsidiar los cuidados a largo plazo para personas mayores y con discapacidad.


Según el periódico, la contraoferta del partido rojo se produce cuando las conversaciones parecían tener múltiples inconvenientes, especialmente lo relacionado con su eventual aprobación antes de la fecha límite del 31 de mayo, Día de los Caídos, autoimpuesta por la administración.


Los miembros de la Cámara de Representantes están fuera de la capital hasta mediados de junio, y es probable que los senadores se retiren este jueves por la tarde para un receso de una semana y por tanto les queda poco tiempo para cumplir la agenda prevista por el liderazgo de la Cámara Alta.

Más noticias: