Superan concentraciones de CO2 en atmósfera promedio mensual

Washington, 9 jun (Prensa Latina) Las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico (CO2) superaro0pn su promedio mensual de 419 partes por millón (ppm) en mayo pasado, cifra jamás experimentada por humanos, reveló hoy un estudio.


La Institución Scripps de Oceanografía en San Diego, California, y el Observatorio de referencia atmosférica Mauna Loa, de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) informaron que esos niveles son los más altos desde que comenzaron las mediciones hace 63 años.


Charles David Keeling, científico de Scripps, inició esa actividad en 1958 y, según un comunicado, el centro científico calculó un promedio mensual de 418,92 ppm, y en lo que va de año superaron dos veces las 420.


En el caso de NOAA, las mediciones datan de 1974 y su investigación reveló cifras de 419,13 ppm, superiores a las 417 registradas en igual periodo de 2020, precisó la publicación.


Pieter Tans, científico senior del Laboratorio de Monitoreo Global de esa institución, explicó que el CO2 es el gas de efecto invernadero más abundante causado por los humanos y persiste en la atmósfera y océanos durante miles de años después de su emisión.


“Estamos agregando aproximadamente 40 mil millones de toneladas métricas de contaminación de CO2 a la atmósfera por año. Esa es una montaña de carbono que extraemos de la tierra, quemamos y liberamos a la atmósfera como CO2, año tras año”, enfatizó.


Alertó que, para revertir esa situación y evitar un cambio climático catastrófico, la máxima prioridad debe ser reducir la contaminación por esos gases.
La contaminación por CO2 es generada por las emisiones de combustibles fósiles a base de carbono utilizados para el transporte, generación eléctrica, fabricación de cemento, deforestación, agricultura y otras actividades.


Estudios científicos revelaron que valor medio mensual de dióxido de carbono más alto del año ocurre en mayo, justo antes de que las plantas del hemisferio norte comiencen a eliminar grandes cantidades del gas de la atmósfera durante la temporada de crecimiento.