Real Madrid afronta futuro incierto con la salida de Sergio Ramos y Zidane

Por Fausto Triana

Madrid, 18 jun (Prensa Latina) Un final amargo de Liga con subtítulo desabrido, dejaron al Real Madrid en la lona, pero las estocadas profundas llegaron hoy con la salida de Sergio Ramos y antes de Zinedine Zidane.


Al cierre de mayo ya el entrenador francés y otrora futbolista estrella dejó su puesto. Aunque quedó supuestamente en buenos términos con el mandamás Florentino Pérez, no pareció el caso.


Zidane se quejó de falta de consideración a todo lo hecho (conquistó tres Champions League como técnico). Sin embargo, Florentino se apresuró a anunciar la vuelta del italiano Carlo Ancelotti para apagar el fuego.


Hasta que llegó lo de Ramos. Difícil echar por la borda 16 años de entrega a los merengues, con 22 títulos alcanzados, de ellos cuatro Champions y tres ligas.


El andaluz se marchó con homenajes de despedida y un discurso marcado por la ética, aunque igualmente por la sinceridad.


“Yo nunca he querido irme del Real Madrid”, repitió Ramos tras recordar con mucho afecto sus 16 años en el plantel y la felicidad “total con mi familia, mi mujer, mis cuatro hijos, mis padres, mis hermanos (…)”, recalcó.


Capitán de la “casa blanca” madridista, defensa central fogoso, polémico en ocasiones y casi imbatible en el área, asimismo se distinguió por su papel como capitán, función que ostentó además con la escuadra nacional.


Zidane, a priori, parece inclinado a tomarse un año sabático. Ramos, en cambio, reiteró su ambición de seguir sumando trofeos a su vasta colección, sin adelantar preferencias por un club a futuro.


Dos bajas muy sensibles de una época en la cual ambos (Ramos y Zidane) disfrutaron de tres orejonas seguidas de la Champions League.


“Zidane es uno de los grandes, probablemente el mejor técnico que hayamos tenido. Guardo un lugar muy entrañable en mi corazón junto con mi familia sobe Zidane”, destacó el jugador.


Lucas Vázquez, el impetuoso atacante y lateral del Real Madrid, lanzó un mensaje lleno de emociones: no concibo al equipo sin Sergio Ramos (…).


Antes el propio Vázquez y otras figuras de los merengues lamentaron el adiós a Zidane.


Cómo llenar el vacío que dejan tan notables personalidades del fútbol del Madrid, será una de las quimeras más difíciles a la que se enfrentará el hoy muy cuestionado Florentino Pérez.

Rearmar el plantel con Ancelotti y el eventual arribo de astros de otros elencos no será suficiente.


Los fantasmas de Ramos y Zidane andarán flotando sobre los estadios hasta que el conjunto blanco vuelva a los planos estelares con victorias resonantes.

Más noticias: