Vuelve Londres a ser centro de multitudinaria protesta ecologista

Londres, 23 ago (Prensa Latina) Centenares de personas se congregaron hoy en una céntrica esquina de esta capital, en el primer día de dos semanas de protestas para exigir al gobierno británico acciones urgentes contra el cambio climático.


Los ecologistas convocados por el grupo Extinction Rebellion (XR) colocaron una mesa rosada gigantesca en la intersección de las calles Great Newport y Long Acre, en el barrio de Covent Garden, luego de marchar desde la Plaza de Trafalgar detrás de una tela con la leyenda “Demandemos lo imposible”, constató Prensa Latina.


Según explicaron los activistas, la “mesa de crisis” que obstruía el tráfico vehícular representa una invitación a los transeúntes a sentarse a ella y compartir sus experiencias sobre el cambio climático y sus ideas para combatirlo.


Estoy cansado de la inacción del gobierno británico, el cual ha hecho muchas promesas, pero absolutamente nada para alcanzar los objetivos para reducir las emisiones de carbono y el calentamiento global, explicó uno de los manifestantes que se ató a una de las patas del mueble para impedir que fuera retirado por la Policía.


El activista apuntó que las autoridades planean prohibir la venta de automóviles a gasolina y diésel para reemplazarlos por eléctricos, mientras invierten miles de millones de libras esterlinas en desarrollar la infraestructura vial.


La llamada “Rebelión Imposible” se extenderá por diferentes partes de la ciudad capital en los próximos días, incluido el distrito financiero de la City, donde el objetivo será presionar a los bancos para que dejen de financiar a las compañías que se dedican a la explotación de combustibles fósiles.


Si en verdad se preocuparan por detener esta crisis existencial, entonces dejarían de inmediato de financiar los combustibles fósiles, porque echar gasolina al fuego es una señal clara de locura, señaló Gail Bradbrook, una de las fundadoras de XR.


Fundado en 2018, el movimiento ecologista británico es famoso por protagonizar espectaculares y coloridas manifestaciones para llamar la atención sobre la necesidad de detener el cambio climático.


En el caso del Reino Unido, XR exige al gobierno que declare una emergencia climática y tome medidas para detener la pérdida de la biodiversidad.


También demanda que se reduzcan a cero para 2025 – y no para 2050 como se comprometieron las autoridades británicas- las emisiones de gases de carbono causantes del llamado efecto invernadero, y que se permita la creación de asambleas ciudadanas para decidir sobre la forma de enfrentar la emergencia climática.


Las nuevas protestas callejeras, que este lunes se desarrollaron de forma pacífica, tienen como telón de fondo el reciente informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidos que vinculó el calentamiento global actual con el uso de los combustibles fósiles.


El estudio alertó que ocurrirán eventos extremos como sequías, inundaciones, incendios, olas de calor y casos de inseguridad alimentaria.